Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Sartaguda reclama verdad, justicia, memoria y reparación

Julio Sesma, de la asociación Pueblo de las Viudas, fue homenajeado en el V Día de la Memoria

María San Gil - Domingo, 7 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Los asistentes llenaron la explanada del parque de la Memoria durante el acto.

Los asistentes llenaron la explanada del parque de la Memoria durante el acto. (MARÍA SAN GIL)

Galería Noticia

Los asistentes llenaron la explanada del parque de la Memoria durante el acto.Julio Sesma en el escenario con la réplica de las escultura que le regalaron. Fotos: M.S.G.Una mujer busca entre los nombres de los fusilados para depositar un ramo de flores.

sartaguda- Cientos de personas, como cada año, se reunieron ayer por la mañana en el Parque de la Memoria de Sartaguda para reclamar justicia y reparación para las víctimas del golpe militar de 1936 y para defender y demandar el derecho de todas las personas a estar enterradas con dignidad junto a sus seres queridos y no en paraderos desconocidos y cunetas abandonas.

Al grito de “¡Viva la República!”, y ondeando las banderas al viento, el V Día de la Memoria Histórica volvió a ser un día reivindicativo, una jornada que edición tras edición remueve conciencias y pretende dignificar a los fusilados, a las personas que murieron por pensar diferente. También, y junto a la escultura que se descubrió el año pasado en este paraje, los allí presentes valoraron y alabaron el papel de las mujeres;de las madres que, a pesar de ser humilladas y denigradas, sacaron a sus familias adelante.

Hasta el municipio ribero se desplazaron decenas de representantes políticos forales y locales como la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales del Gobierno foral, Ana Ollo, que en un breve discurso recordó la importancia de eliminar los símbolos franquistas porque suponen “un agravio para las víctimas” y aseguró que hay que proteger los espacios dedicados a la memoria e involucrar a las nuevas generaciones.

Desde la asociación Pueblo de las Viudas, José Ramón Martínez agradeció la presencia de la consejera Ollo y, aunque insistió en la necesidad de cumplir con la Ley de Memoria Histórica de Navarra, se centró en destacar y alabar la figura de Julio Sesma, presidente de la asociación local al que ayer le rindieron un pequeño homenaje.

Martínez destacó su paciencia, su predisposición y su papel incansable a la hora de perseguir y lograr grandes hitos como la construcción del Parque de la Memoria. Julio, que con nostalgia “pero sin rencor ni odio” como aseguraba, recordaba la niñez que le tocó vivir después de que asesinaran a su padre, Andrés Sesma, cuando apenas tenía cuatro meses, también revivió la búsqueda de los 84 asesinados en el municipio y las exhumaciones de los años 78 y 79.

A Julio Sesma le entregaron una réplica a menor escala de la escultura en honor a las mujeres y se mostró muy ilusionado con el reconocimiento aunque no quiso olvidarse de las personas, vecinos y amigos, que han colaborado y ayudado estos años y a las “que se han quedado por el camino y que no han podido ver los avances y pasos que se han dado en los últimos años”. Además aseguró sentirse muy satisfecho con las visitas que tiene el parque, y es que, reconoció, no hay fin de semana que lleguen excursiones o personas interesadas en conocer más de cerca “la masacre que aquí sufrimos”.

El acto, que se encargaron de presentar un año más Raúl Díaz y Naiara Espinosa, también contó con la actuación de Bide Ertzean y de Ana Ortega así como con la ofrenda floral junto al muro en el que aparecen los nombres de los 3.420 fusilados durante la Guerra Civil, un lugar que a lo largo de la mañana recibió cientos de visitas y muestras de cariño y afecto.

Tampoco faltó el aurresku de honor para cerrar un día que, como señalizó Sesma, “tiene que mantenerse en el calendario y tiene que valer para algo porque es algo que tiene fecha de caducidad. Espero que las generaciones que vienen sigan el legado porque nosotros, los familiares más directos, estamos empezando a desaparecer”. Después, unas 200 personas celebraron una comida en las piscinas municipales.