Regreso de los gigantes de Altsasu por todo lo alto

Once personas se han unido para bailar a Momotxorro, Sorgiña y los reyes africanos

Nerea Mazkiaran - Domingo, 7 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Foto de familia de porteadores y gaiteros junto con Momotxorro, Sorgiña y los reyes africanos.

Foto de familia de porteadores y gaiteros junto con Momotxorro, Sorgiña y los reyes africanos. (NEREA MAZKIARAN)

Galería Noticia

Foto de familia de porteadores y gaiteros junto con Momotxorro, Sorgiña y los reyes africanos.

altsasu- Después de más de un año de ausencia, tiempo que se ha hecho muy largo para algunos, sobre todo para los txikis, los gigantes de Altsasu volvieron a llevar alegría e ilusión por las calles de la villa. Y es que este fin de semana se celebran las fiestas del Casco Viejo, festejos que Momotxorro, Sorgiña y la pareja de reyes africanos no se quisieron perder, al igual que su séquito de cabezudos. No estuvieron las pasadas fiestas por falta de porteadores, una situación que un grupo de vecinos ha querido que no vuelva a repetirse.

Así, se han unido once personas, cuatro del grupo formado en 2011 tras el llamamiento de las peñas y siete nuevas incorporaciones, algunos padres que viven en sus hijos la magia de estas esbeltas figuras y otros altsasuarras que no quieren que se pierda esta tradición. Los veteranos son: Iñaki Seko, Mikel López de Gereñu, Jesús Guzmán y Javier Rivero, que han sido los encargados de enseñarles a bailar los gigantes a las nuevas incorporaciones: Martín Hualde, Xabier Ramírez de Alda, José Ramón Ramírez, Patxi García, Alex Ignacio, Jonathan Medina y Raúl Agirre. “También está Joseba Lizarraga, que estaba al principio, a modo de comodín”, explicaron. Les acompañaban sus fieles gaiteros, José Luis Ojer, Saioa Erro y Miguel Ángel Leal, ayer reforzados por un grupo de la Rochapea.

Los ensayos comenzaron en enero, los domingos en el gimnasio de las monjas. Así, tras varias semanas bailando valses y kalejiras, ayer era la prueba de fuego. Lo cierto es que salieron airosos.

“No somos una comparsa, somos un grupo abierto a todas aquellas personas que quieran participar”, explicaron, al tiempo que destacaron que lo hacen de forma desinteresada, sin ninguna contrapartida económica de por medio.

Al respecto, el alcalde, Javier Ollo se mostraba encantado ayer con el regreso de los gigantes, y más después de haber realizado llamamientos a la ciudadanía. En su opinión, lo ideal sería que el grupo se asentara y se constituyera como comparsa para la firma de un convenio con el fin de establecer una relación formal. “Estamos totalmente abiertos a todas las propuestas que se planteen”, señala Ollo.

Lo cierto es que ayer algunos hablaban de hacer dos gigantes nuevos, más ligeros y relacionados con las señas de identidad de Altsasu. Hasta tenían pensados los personajes, una quinta y un quinto.

La última comparsa que hubo en Altsasu desapareció en 2002 tras 22 años de andadura por falta de personal. En su momento de máximo esplendor llegaron a estar doce personas, que sacaban los seis gigantes que hay en Altsasu, dos parejas de reyes de los años 40. En los 90 se incorporaron Momotxorro y Sorgiña, las dos principales figuras del carnaval rural, realizados también en cartón piedra, gigantes con mucho peso, entre 40 y 60 kilogramos”.

Los gigantes fueron las estrellas de una intensa mañana en la que también hubo herri kirolak. Las actividades continuaron por la tarde, después de una comida popular que reunió a casi 300 comensales.

Ayer también se inauguró en Gure Etxea la exposición de trabajos realizados en los cursos de costura, lencería y bolillos.

feRIA DE ARTESANÍA Las fiestas del Casco Viejo de Altsasu, o Euskal Jaiak como también son conocidas, continúan hoy con la feria de artesanía de la Cruz de Mayo de plato fuerte. Será de 10.30 a 14.30 horas en la plaza, con 22 viejos oficios y demostraciones artesanales que hacen única esta feria. Además, esta cita está de celebración, la del 25º aniversario de su recuperación tras una primera etapa en los años 70, las fiestas euskaras.