Un trono vacío en el Olimpo

Por Tomás de la Ossa - Lunes, 8 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

En el Olimpo del deporte navarro, en su salón más alto y exclusivo, apenas hay media docena de grandes figuras. Por supuesto, dejamos al margen el fútbol, que cuenta con su propio Valhalla, en el que hay un lío monumental, porque cada aficionado tiene sus dioses favoritos, y casi nadie los ha elegido por el palmarés puro y duro, y por eso lo mismo te encuentras a Zoco y Goikoetxea que a Puñal o Raúl García. Pero si volvemos al Olimpo, hablamos de Miguel Induráin, Julián Retegui, Iñaki Perurena, Marta Mendía, Mateo Garralda y poco más. Y a ellos hay que añadir, sin dudar, a alguien que tiene allí un trono esperándole para cuando se retire, si es que alguna vez lo hace, que empezamos a dudarlo. Verle de titular y director de su equipo en la final de la Copa de fútbol sala, cuando está más cerca de los 40 que de los 39 años, es la enésima demostración de que el fútbol sala navarro ha disfrutado y disfruta de un grande con Javi Eseverri.