Carta a la playa vacía

Daniel Ezpeleta https://danieelezpeleta.wordpress.com - Lunes, 8 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Vacía de personas, animales o cosas. Llena de arena, viento, aguacero y mar picada. Lo que el vulgo llama mal tiempo y ni los surfistas dan señales de vida a pesar del neopreno. Es entonces cuando algunos disfrutamos de la arena, el viento y el agua, a riesgo de soportar aguaceros y el humor del cielo, que es otra forma de disfrutar la vida. La naturaleza brava te muestra la otra cara de la vida. Tumbado en la arena, oyes el sonido del mar como un laboreo continuo entre las rocas y escuchas las sílabas del agua en la piedra;y en la orilla, allí donde acaba el mar roto y empiezan tus propios pies. Y aunque parece que te consagras a la pérdida del tiempo por el caminar cascorbo de jinete viejo y aires de perro apaleado, nadie sabe que tal vez tienes el corazón petrificado por el susto del amor o de la muerte. Mientras tanto, los políticos firman sus acuerdos, que para unos serán el maná y para otros la bajada de pantalones o de bragas;y que una de las partes amenaza con incumplir si la otra huye del vasallaje;y para esos los acuerdos son la ignominia y el mercadeo. Hay para todos los gustos. Es la vida misma llena de poliedros. Los niños están con sus padres o abuelos, si es día de fiesta. La campana llama a misa y avisa que alguien ha muerto. Descansen en paz.