Pasado reciente

Txomin Rodríguez Soria - Lunes, 8 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

El mes pasado se nos fue un amigo, Pablo García. No sé qué le ocurrió. Estaba a punto de cumplir 50 años y sus compañeros de trabajo le preparaban una fiesta. Persona entrañable, como dicen los jóvenes, super guay. Era bombero. La despedida fue bonita y emotiva. Las sirenas sonaban al viento de sus excompañeros que suelen ser muy solidarios, y así lo reflejaron. Lo llevaron a hombros haciendo pasillo levantando los cascos, un aurresku y dulzaina de despedida, y un escrito. Como se dice en tauromaquia, un auténtico torero. Un dicho dice que Dios da pañuelos a quien no tiene mocos. Y yo digo también que se lleva tempranamente a quien más falta hace. Agur amigo Pablo. Siempre en el corazón.