Urbanización pero sin agravios

Fermín Arellano Díaz - Martes, 9 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Llevo en pleitos contra el concejo de Olcoz y el Ayuntamiento de Biurrun más de 13 años y por fin me han despojado de mi propiedad haciendo lo que les da la gana.

Hace muchos años compré una casa vieja medio derruida con un trozo de tierra, en ella puse toda mi ilusión para mejorar lo adquirido. Con mucho esfuerzo fui construyendo un espacio habitable para poder pasar los fines de semana y los veranos con mi familia numerosa. Todo a base de esfuerzo y sacrificio. Ahora me veo en otra realidad, despojado de mis bienes, sin un mínimo de respeto hacia mí y con un grave perjuicio económico. Me han defraudado tanto el Parlamento navarro, como el tribunal de diputación como el tribunal de lo contencioso.

Yo no entiendo de leyes pero lo que me ha pasado es porque el abogado enfocó el pleito por un concepto que no era el perfecto y las leyes actuales te machacan por los conceptos que les interesan.

Han proyectado una calle pública en mi propiedad por la sencilla razón de quitarme mi terreno. Una calle totalmente innecesaria siendo la nueva paralela, a menos de 15 metros, a la actual en un pueblo con unos 50 habitantes. La carretera existente también está muy bien porque la reformaron hace muy poco tiempo. Invito a quien quiera comprobarlo a pasarse por el pueblo y verlo.

Crean más gasto para el concejo, me imagino que alguien se beneficiará con las obras. Hacen lo que quieren porque dicen que les amparan las leyes. Yo tengo una escritura oficial y registrada en el registro de la propiedad que no sirve para nada, solo para tener más gastos a la hora de la compra.

¿Qué habría hecho el magistrado que autorizó la entrada en mi terreno y derribar todo lo allí construido y aún sin determinar su valor ni habiendo recibido nada por ello si hubiese sido suyo?

La justicia debería amparar al débil. Lo normal sería que, si quieren una propiedad, pregunten lo que vale, la compren si pueden y hagan lo que quieran, pero en mi caso se han amparado en leyes administrativas para deshacer mi propiedad sin pagar nada a cambio. Un caso muy desagradable donde sufro un abuso de autoridad y la pérdida de mi propiedad.