Mesa de Redacción

Un pequeño gesto que tenía valor

Por Joseba Santamaria - Martes, 9 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

poco más de una año después de que el Parlamento de Navarra decidiera retirar la bandera que representa a la UE como medida simbólica de protesta por la grave situación humanitaria que venía produciéndose en sus fronteras con las personas refugiadas, la Mesa de la Cámara revoca esta decisión con apoyo de UPN, Geroa Bai, PSN y PP -que cambió el sentido de su voto de hace un año- y la oposición de Podemos, EH Bildu e I-E y la bandera azul ondeará de nuevo desde hoy coincidiendo con la celebración del Día de Europa. Es cierto que los gestos por sí solos no aportan soluciones a los problemas, pero el gesto simbólico y político del Parlamento de Navarra pretendía recoger y expresar el malestar de buena parte de la sociedad navarra con el trato de las instituciones europeas a miles de personas abandonadas a su suerte o arrojadas en manos de las mafias de inmigración por las instituciones de la UE. Y esa situación no ha cambiado. Miles de personas, muchos niños y niñas, mueren cada año en aguas del Mediterráneo o del Estrecho o en los campos de refugiados convertidos en cárceles de muerte o en las columnas humanas que huyen de la guerra o la miseria. No creo que la retirada simbólica de la bandera -que ni siquiera es oficial- fuera demagogia antieuropeísta, sino lo contrario: una reivindicación europeísta de que existe una Europa más allá de los burocrátas políticos y financieros que transmiten una idea unívoca fría e inhumana de la actual UE. Entre ver ondear una bandera o la solidaridad con los refugiados, por muy simbólica que sea, me quedo con lo segundo. Algunos gestos tienen valor y éste, aunque pequeño en comparación con el drama que denuncia, lo tenía. Ha sido válido.