Paz Vega vuelve a la televisión como una monja contra el narco en Barbate

EFE - Miércoles, 10 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 16:45h

Paz Vega, en su papel de monja en ‘Perdóname Señor’.

Paz Vega, en su papel de monja en ‘Perdóname Señor’. (D.N.)

Galería Noticia

Paz Vega, en su papel de monja en ‘Perdóname Señor’.

MADRID. Paz Vega vuelve a la televisióny a España para meterse en el papel de una monja que regresa tras 20 años a su pueblo natal, Barbate (Cádiz), donde tendrá que atar los cabos familiares y amorosos que dejó sueltos y enfrentar al narcotráfico, salida para una población devastada por el paro.

"Para mí es un regreso en muchos sentidos. Lucía regresa a Barbate y yo a España y a la televisión", ha asegurado hoy la actriz durante la presentación de "Perdóname, Señor", miniserie de Telecinco aún sin fecha de estreno que pone el negocio del tráfico de hachís y el dilema de desempleados que se ven abocados a él bajo el prisma de la moral de una religiosa.

El rodaje, centralizado en Barbate pero con extensión a municipios de la costa gaditana como Zahara de los Atunes, Caños de Meca y Zahora, así como Tánger (Marruecos), se prolongó durante casi seis meses que marcaron tanto a la actriz española que "precipitó" su vuelta a España tras 14 años en Estados Unidos.

"Es un sueño volver y no he podido venir en mejores manos ni con un trabajo tan bonito ni tan especial como este", ha dicho la actriz, que aún continuará viajando a Estados Unidos para participar en proyectos pendientes.

Con "Perdóname, Señor" se reencontró con el Barbate de los veraneos de se infancia, sentimiento que aprovechó "para construir a Lucía" en una serie "hecha con mucha verdad, en todos los sentidos: verdad en los escenarios, en las interpretaciones, en la gente que está involucrada", ya que hasta la familia y vecinos de su creador y productor ejecutivo, el barbateño Frank Ariza, han trabajado en ella.

Aunque el narcotráfico centra esta ficción, "un tema jugoso, junto con las tramas sentimentales", ha dicho Vega, considera que Barbate "sale bien parado" ya que "siempre está de fondo el problema del paro, de la crisis".

En "Perdóname, Señor" interpreta a "una monja muy real, una mujer que duda, que ante el peligro ante los suyos sacará uñas y dientes" y que luchará por sacarlos del narcotráfico. "Es una mujer de armas tomar, con mucho coraje, que en sus momentos de mayor duda es cuando más se agarra a su fe y que tendrá que hacer cosas contra la ley", ha resumido.

Para Frank Ariza, que ha visto a su pueblo pasar de vivir de la pesca a sufrir una de las tasas de paro más altas de España y "entrar en decadencia", considera fundamental que el papel protagonista fuera el de una religiosa porque "aún sabiendo el camino correcto, cuando tienes que luchar por los tuyos coges el camino que puedes, no el que quieres".

Junto a Paz Vega participan en la serie Jesús Castro ("El niño"), como un joven barbateño involucrado en el narcotráfico;Stany Coppet ("El príncipe"), jefe de una banda de tráfico ilegal de hachís y con una relación especial con Lucía, Paco Tous y Estefanía de los Santos, hermano y cuñada de la religiosa;Ramón Menéndez como policía judicial de la Guardia Civil y Lucía Guerrero como su hija, entre otros.

Menéndez, que ha destacado la estrecha colaboración de la Guardia Civil en el proyecto, ha recordado que "lo están pasando mal porque es muy complicado controlar tantísimos kilómetros de costa", y ha asegurado a los barbateños que "nunca van a ver su pueblo tan bonito como sale en esta serie", por si pudiera herir susceptibilidades.