La pena del Telediario

María Jesus San Martín - Miércoles, 10 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Integrantes o simpatizantes del Partidor Popular suelen repetir la consabida frase “la pena del telediario”, haciendo alusión a que si investigan a alguien que luego resulta ser inocente se le hace mucho daño. Bueno, como siempre que hay un delito de cualquier tipo, tenrá la justicia que investigar a las personas sobre las que hay indicios, ¿no?, ¿o creen que ellos son intocables y además hay que silenciarlo todo?

Vaya por delante la presunción de inocencia, pero no todos los que salen libres son inocentes, a veces no se ha podido demostrar la culpabilidad, ya se encargan de ocultar, destruir o manipular pruebas, (sobre todo si ha habido chivatazo de antemano, como en el caso de Ignacio González), y eso sin contar con los delitos que presciben y quedan totalmente impunes.

Lo que ha ocurrido últimamente con la operación Lezo es de traca. Después de pillarles (presuntamente) con el carrico del helado, entonces tratan de manipular a la justicia para quedar con las manos limpias. ¡Una auténtica vergüenza! Lo que tendría que hacer todo el que ha trincado es devolver el dinero hasta el último céntimo, eso lo mínimo que tendrían que hacer. Y después de esto, ¿qué nos quedará por escuchar?.

“La pena del telediario”. ¿ Y cómo tendríamos que definir la indignación y el hartazgo de la ciudadanía que pagamos los impuestos religiosamente y ellos se lo están llevando crudo, encima tratando de interferir en la justicia para irse de rositas?

Quizá... “¿La pena del saqueo?”. O tal vez.... “¿La rabia del saqueo y bloqueo?”.