La Cendea de Cizur merece más derechos

Por Miguel Aizcorbe Garralda, Miguel Sanz Izco - Miércoles, 10 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

El grupo municipal de UPN de la Cendea de Cizur quiere presentar en el pleno de esta tarde una moción para pedir que nuestro Ayuntamiento pase de estar en la zona mixta a la zona no vascófona. UPN gobierna nuestro ayuntamiento con una exigua mayoría absoluta, por lo que su iniciativa saldrá salvo que la retiren en el último momento.

La Cendea de Cizur se va a convertir en el único ayuntamiento navarro en el que la mayoría política quiere tener menos derechos para su ciudadanía de los que ya tiene. Puede sonar absurdo, pero es lo que UPN parece querer para nuestros vecinos y vecinas. Donde no hay un problema de convivencia entre las dos lenguas oficiales de navarra, donde no hay ninguna petición de nuestra ciudadanía, UPN busca el enfrentamiento y el recorte de los derechos de los vecinos y vecinas de la Cendea de Cizur que quieren desarrollar su vida en euskera.

43 ayuntamientos navarros han pedido pasar de la zona no vascófona a la mixta en un avance en la normalización del euskera y en una respuesta a la demanda social que en los últimos años se está dando en estos municipios. Frente a este movimiento social creemos que UPN ha actuado desde las tripas y ha decidido que en el único ayuntamiento donde gobierna con mayoría absoluta y está en la zona mixta se vote para estar en la zona no vascófona. Nos utiliza a los vecinos y vecinas de la cendea en un juego y en un debate político que no conduce a nada.

Lo mismo que nos posicionamos contra una ley estatal tan injusta como la llamada Ley mordaza, ahora lo hacemos contra una decisión de UPN que busca amordazar a las personas que quieren expresarse en euskera o que ven el euskera como una lengua propia a normalizar en Navarra y también en la Cendea.

De momento, lo que UPN ha conseguido es movilizar a los grupos de la oposición en el Ayuntamiento que hemos demostrado unidad y movilización social ante una decisión irracional, al mismo tiempo que se han movilizado los concejos, muy importante en un ayuntamiento compuesto como es el de la Cendea de Cizur. Es muy triste que un ayuntamiento tranquilo, con sus problemas cotidianos, con su diseminación geográfica y con otras cuestiones importantes a resolver, tengamos ahora sobre la mesa una medida como la que UPN plantea.

Lo único que UPN argumenta para su aprobación es el “costo económico” que para este Ayuntamiento tiene el euskera, y es una cuestión que no se sostiene porque el presupuesto que se destina para el euskera es ínfimo. Lo que sí hace UPN es quejarse por tener que cumplir la legalidad, esa legalidad que le obliga a tener una plantilla orgánica con perfiles lingüísticos con lo que ha tenido dos resoluciones del Tribunal Administrativo de Navarra en contra de las decisiones que ha tomado. ¿Por qué UPN no ha pedido en el resto de municipios de la Comarca salir de la zona mixta? ¿Por qué sólo lo hace en la Cendea? Porque sólo busca confrontación contra el euskera, ruido político, embarrar la vida pública y porque le viene bien para el debate que en unas semanas tendrán en el Parlamento. La Cendea de Cizur es sólo su herramienta.

UPN no respeta siquiera la voluntad de la ciudadanía expresada en las urnas en las elecciones. UPN, impulsor de la moción de eliminar el euskera en la Cendea de Cizur, obtuvo 803 votos, mientras que los partidarios del respeto a la coexistencia del euskera con el castellano conseguimos 833.

Hace poco leíamos en este medio de comunicación una carta de personas afiliadas de UPN que se titulabaEuskaldunes en UPNofendidos por unas declaraciones de la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, que les acusaba de buscar la desaparición de la lengua vasca. Los euskaldunes de UPNdecían que tal afirmación “supone mucho más que una completa falsedad: constituye una verdadera infamia”.

Pues bien, lo anunciado por UPN en la Cendea de Cizur no hace otra cosa que refrendar lo expresado por la presidenta. UPN no quiere el euskera y por eso quiere que desaparezca de la Cendea de Cizur, sino no entendemos la torpeza de proponer semejante afrenta para miles de vecinos y vecinas de la Cendea.

Por último, hacemos un llamamiento al grupo municipal de UPN en la Cendea de Cizur para que no presenten esta iniciativa y a los vecinos y vecinas de los municipios de la Cendea para que muestren su oposición a esta medida protestando y reivindicando sus derechos lingüísticos. Ni los vecinos y vecinas de la Cendea pueden ser moneda de cambio ni tienen que tener menos derechos que los vecinos y vecinas de municipios cercanos como Zizur Mayor, Pamplona, Noain o Barañain.

Los autores con concejal por Geroa Bai en el Ayuntamiento de la Cendea de CIzur, y presidente del Concejo de Gazólaz, respectivamente