Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
denuncia en Inspección de Trabajo

UGT insta a solucionar la situación laboral de 'indefensión' de las agentes embarazadas en Policía Foral

EP - Miércoles, 10 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 11:06h

Una agente de Policía Foral, de espaldas.

Una agente de Policía Foral, de espaldas. (Archivo)

Galería Noticia

Una agente de Policía Foral, de espaldas.

PAMPLONA. UGT ha interpuesto una denuncia ante la Inspección de Trabajo por el "incumplimiento" por parte del Departamento de Interior del Gobierno de Navarra del procedimiento de protección del embarazo, parto reciente y lactancia en la Policía Foral, tras la comunicación del estado de gestación de la trabajadora.

Así lo ha dado a conocer este miércolesIosune Sánchez, delegada sindical de UGT en Policía Foral, en una rueda de prensa en la que ha estado acompañada por Olga Huguet, secretaria de Organización de la Federación de Servicios Públicos del sindicato, y José Antonio Albiz, técnico de prevención.

Sánchez ha señalado que UGT ha decidido interponer la denuncia ante "la falta de actuación por parte del Departamento de Interior a pesar de las constantes y continuas entrevistas y comunicaciones por parte del sindicato de la situación en la que se encuentran las trabajadoras en periodo de gestación en Policía Foral".

Según ha dicho, las trabajadoras se encuentran "totalmente desprotegidas al no existir unos protocolos específicos y desarrollados como establece la norma y como así marcan diversos entes como el Instituto de Salud Pública y Laboral o la Inspección de Trabajo".

En la denuncia, UGT señala que "existen fichas genéricas de riesgos laboralesen el puesto de trabajo de fecha 2007, que carecen de la evaluación específica de riesgos por embarazo y que tampoco existe una relación de puestos de trabajo exentos de riesgos". Además, critica que "el protocolo de actuación existente es muy escueto y no ha sido consensuado por la parte social, y en concreto, con el comité de prevención de riesgos laborales de Policía Foral".

Ante esta situación, el sindicato reclama "el inicio inmediato de actuaciones encaminadas a poner fin a la situación denunciada, comenzando los contactos con la representación sindical para llevar a cabo una negociación que modificase los protocolos de actuación que existen en el ámbito de la Policía Foral ante situaciones de embarazo y lactancia natural".

Asimismo, UGT demanda que "en el caso de resultar imposible la adaptación del puesto de trabajo de la trabajadora afectada o su reubicación en un puesto de trabajo vacante, adaptado a su situación y con contenido de índole policial y carga de trabajo, se proceda de inmediato a la suspensión del contrato de trabajo, remitiendo el correspondiente expediente a la mutua para que se conceda a la trabajadora la oportuna licencia de riesgo durante el embarazo o lactancia natural con plenitud de derechos económicos mientras persita esa situación".

En este sentido, Iosune Sánchez ha criticado que las policías embarazadas "se reubican en un puesto denominado planificación", un "cajón de sastre" compuesto en plantilla orgánica por dos trabajadores, pero que "en la actualidad está ocupado por cinco personas más dos embarazadas y una lactante".

En opinión del sindicato, "se trata de una plantilla sobredimensionada, donde el trabajo y los puestos no se adaptan a la realidad y donde la embarazada, al tratarse de una situación transitoria, se encuentra desubicada, con la sensación de estorbar en cualquier sitio y sin un trabajo real que desarrollar, dedicada a cumplir lo que en cada momento se le ocurre a la persona al mando de la unidad".

UGT entiende que "relegar a las policías embarazadas a puestos de trabajo que no existen en la plantilla orgánica, que poco o nada tiene que ver con la función policial, o incluso no encomendarles trabajo alguno durante turnos enteros, además de una situación discriminatoria, puede llegar a suponer un riesgo psicosocial".

En la actualidad trabajan en la Policía Foral entre 88 y 90 mujeres en una plantilla formada por 1.000 trabajadores y en estos momentos tres trabajadoras se encuentran en situación de embarazo o lactancia.