Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
un libro del escritor Patxi Irurzun

Ocho retazos del comedor París 365

'De igual a igual', la historia de varios de los usuarios a los que la necesidad ha llevado al comedor solidario

Un reportaje de Leticia de las Heras. Fotografía Oskar Montero - Jueves, 8 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Patxi Irurzun, con su libro 'De igual a igual', en el París 365VER VÍDEOReproducir img

Patxi Irurzun, con su libro 'De igual a igual', en el París 365.

Galería Noticia

Patxi Irurzun, con su libro 'De igual a igual', en el París 365ReproducirPatxi Irurzun, con su libro, junto a la puerta del comedor París 365.

“Cuando te vienen mal dadas no se necesita tanto dinero o comida, sino que te traten de igual a igual”

El comedor solidario París 365 da de comer diariamente a unas 70 personas. Quien pasa por estas mesas siempre tiene una historia que contar y ninguna te deja indiferente. Ocho de estas vidas aparecen reflejadas en De igual a igual, un libro en el que Patxi Irurzun busca ahondar en estas vidas.

Según las palabras de su autor, este libro narra historias de la vida real, “aunque haya quien no lo quiera ver o a quien no le importe mientras pertenezcan a la vida real de otras personas”. Son historias duras, sí, pero al mismo tiempo, son historias felices. Historias de esperanza, de segundas oportunidades y de gente que se levanta. “Todas tienen un punto en común y es que en la vida de todos los protagonistas se cruza el París 365 y les da la posibilidad de rehacer su vida y de dignificarla”, comentó.

Esta obra llega tras dos años conociendo estas historias y a sus protagonistas. Como periodista, escritor y, sobre todo, como persona, aseguró haber vivido este trabajo “como un regalo”, una oportunidad que lleva aparejada una gran responsabilidad, pues se trataba de dar voz y espacio a los más desfavorecidos. Irurzun comentó que siempre ha intentado escribir como si fuera cierta esa idea romántica de que los libros pueden cambiar el mundo. Sus obras siempre han representado el sesgo social y trata de dar voz y espacio a los desfavorecidos, aunque antes siempre se había acercado a ellos desde la ficción.

Lo que diferencia a este de otros relatos que ha escrito es que se trata de historias reales que, asegura, poco tienen del halo romántico que se suele asociar a personajes ficticios presentados como perdedores, algo que, subrayó, poco tiene que ver con la realidad. “No hay nada de romántico en levantarse cada mañana sin saber si ese día vas a comer o vas a poder dar de comer a tus hijos, levantarte teniendo un abismo bajo tus pies -ilustró-, como no tiene nada de romántico ver cómo un compañero que va contigo en una patera se lo traga el océano”.

En cada encuentro, Irurzun reconoce descubrir que cualquiera de los protagonistas podrían ser él y, de hecho, así lo recoge en uno de los primeros relatos. “El día que fui a entrevistar a Khady y Abdou me di cuenta de que su casa, en el barrio de la Rotxapea de Pamplona, pudo haber sido la mía”, y es que, de hecho, en el pasado la visitó cuando buscaba casa junto a su pareja.

Aseguró que esta experiencia ha sido todo un aprendizaje que lo ha confrontado con sus propias dudas e inseguridades, incluso con sus prejuicios. De los relatos de Montxo e Izaskun, por ejemplo, asegura que aprendió que, “cuando te vienen mal dadas, lo que se necesita no es tanto dinero o comida, sino que te miren a los ojos, que te abracen, que te llamen por tu nombre, o que te traten de igual a igual”.

Por su parte, Peio Elzaburu, de la editorial Pamiela, recordó un poema de José Ángel Irigaray y la interpelación que hace este escritor a los que han tenido la suerte de nacer en occidente, de que no somos los culpables de la situación de otros que no han tenido esta suerte, pero sí tenemos la responsabilidad de cambiarla. Para Elzaburu, precisamente, el París 365 ha asumido esa responsabilidad y, ahora, lo hace también a través de la literatura.

Patxi Lasa, presidente de la Fundación Gizakia Herritar, consideró que las 8 historias son representativas de las personas que han usado el comedor solidario durante 8 años: hombres, mujeres, familias, nacidos en el Estado o venidos desde otros países. Historias diferentes pero que tienen en común que el París 365 en algún momento “les sirvió de palanca para continuar con su camino”. Asimismo, aprovechó para agradecer su trabajo también al encargado de ilustrar el libro, Daniel Albors, quien retrata en sus páginas a cada uno de los protagonistas.