Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

vecinos

Protagonismo gigante en fiestas de Sarriguren

Hoy arrancan tres días festivos en la localidad, que cuenta entre sus novedades con una concentración de comparsas que reunirá a 21 figuras este domingo

Mikel Bernués Oskar Montero - Viernes, 9 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Urki Garrues, aupado en una silla y en compañía de los cuatro gigantes del valle, que siguen a resguardo en dependencias municipales hasta esta tarde.

Urki Garrues, aupado en una silla y en compañía de los cuatro gigantes del valle, que siguen a resguardo en dependencias municipales hasta esta tarde. (Oskar Montero)

Galería Noticia

  • Urki Garrues, aupado en una silla y en compañía de los cuatro gigantes del valle, que siguen a resguardo en dependencias municipales hasta esta tarde.

sarriguren- Después de muchos preparativos ha llegado el momento de disfrutar. Hoy arrancan las fiestas de Sarriguren y, justo después del chupinazo vespertino, los cuatro kilikis y otros tantos gigantes del valle de Egüés saldrán a pasear por las calles de la localidad. El sábado más y el domingo mucho más, con una concentración de comparsas a las 11.30 horas y presencia de las figuras de Villava, Burlada y el barrio barcelonés de Sant Andreu de Palomar. En total, 21 gigantes para una reunión de altura que se presenta como una de las novedades del programa festivo.

Urki Garrues, joven de Sarriguren de 18 años, lleva dos en una comparsa que, pese a su juventud, goza de muy buena salud. Alrededor de 35 giganteros custodian y hacen bailar a Jorge Oteiza, Pepita Úriz y los más recientes Irati y Peio, de profesión dantzaris. Y otros ocho integrantes de la comparsa se colocan el cabezón de Basajaun, Sorgiña Piruliña, el duende del bosque Iratxo y el cíclope Tartalo, que aunque solo tiene un ojo sacude vergazos con la misma puntería e intensidad que los demás.

“Aquí hay mucha afición a la comparsa. Es una pasada. Me acuerdo de una salida que hicimos al colegio. Cuando volvíamos venían todos los críos detrás, siguiéndonos hasta el Ayuntamiento. Los gaiteros ya no estaban, íbamos sin música ni nada, pero detrás venían todos los chavales”, dice Garrues. Al parecer, las figuras de la comparsa ejercen en los pequeños del valle una influencia similar a la del flautista de Hamelin.

“Ya estamos con ganas de fiesta. Salimos el viernes (por hoy) después del chupinazo;el sábado a la mañana estaremos con la comparsa de San Andreu y el domingo toca la concentración con las cuatro comparsas”, detalla este joven. Los catalanes devuelven así la visita que ellos hicieron al barrio barcelonés el pasado noviembre.

De momento Garrues se ocupa de los kilikis porque no es fácil manejarse con los pesos de los cuatro gigantes. Peio y Jorge, que están muy bien comidos, pesan 52 y 50 kilos respectivamente. Cuando se sube a la báscula Irati alcanza siempre los 45 y Pepita, la más liviana de todos, suma 42 kilos. “La primera vez que fui a coger a Pepita en una salida me tropecé con una alcantarilla y casi se va al suelo. Y le he cogido un poco de miedo. Ensayo con los gigantes de vez en cuando y conozco sus bailes, pero de momento estoy solo con los kilikis”, reconoce Urki, que suele ejercer de Tartalo o Sorgiña.

Y aprovecha para felicitar al autor de las figuras y a las encargadas de lanzar el chupinazo. “Quiero dar la enhorabuena al chico que ha hecho las 8 figuras, Aitor Calleja, porque son muy reales y su trabajo es impresionante. Y también a las chicas del club de gimnasia rítmica Alaia que ganaron el campeonato de España y van a lanzar el chupinazo”.

dar vida al valle “Llevamos bastante tiempo organizando. Lleva un ratico, pero merece la pena”, explica Urki sobre todo ese trabajo previo a las fiestas. Él se maneja en todas las salsas. Pertenece a la Mesa de la Juventud, a la Comisión de Fiestas y a la Junta Rectora de la Comparsa. Y aunque acaba “hasta arriba” de trabajo, le compensa. “Me gusta involucrarme en el valle. Si no hay jóvenes con ganas de hacer algo, al final no van a salir tantas cosas. Y eso no está bien”, defiende este chaval.

“Por eso animo a todos los jóvenes del valle para que se apunten a organizar estos actos. Llamo a todos los jóvenes del valle, de Sarriguren y todos los pueblos de alrededor, a que se muevan para que entre todos podamos hacer algo bonito”.

Herramientas de Contenido