Alfonso Gogorzena se retira en el Ilumberri

autonómica acaba el compromiso con el club de su pueblo, al que cedió su compensación económica

Sábado, 10 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Foto para el recuerdo del Ilumberri, en la despedida de Alfonso Gogorzena. Fotos: Marian Zozaya

Foto para el recuerdo del Ilumberri, en la despedida de Alfonso Gogorzena. Fotos: Marian Zozaya

Galería Noticia

Foto para el recuerdo del Ilumberri, en la despedida de Alfonso Gogorzena. Fotos: Marian Zozaya

lumbier- Desde la página web del Ilumberri llamaban a la afición a subir al campo el domingo, para celebrar la permanencia, y a disfrutar del último partido de la temporada contra el Gares, que también festejaba su ascenso a Tercera.

Y la tarde no defraudó, con un encuentro vistoso en líneas generales (3-1 en el marcador), en el que premiaban las ganas mutuas de que finalizara para iniciar las respectivas celebraciones: el Gares manteando a alguno de sus jugadores, concretamente a Roberto que se retira;y el equipo local, por su parte, a Willy, por haber defendido la portería muchos años y por su próxima boda.

Pero sin duda todas las miradas estaban puestas en el entrenador, Alfonso Gogorzena, quien, misión cumplida, ponía fin a su compromiso con el club, en una despedida emotiva y rápida, con manteo incluido, en la que se le agradeció el esfuerzo de entrenar al equipo de su pueblo como cierre de su dilatada carrera deportiva de entrenador en diferentes equipos y categorías: Beti Onak, Pamplona, Burladés, Osasuna Promesas, Mutilvera y Txantrea.

Alfonso Gogorzena (Pamplona, 1958) se había retirado como entrenador y en sus planes no estaba volver a entrenar, pero la llamada del capitán, Iker Iturbide, le hizo cambiar de opinión. Le “enredaron” y se comprometió para esta temporada cediendo su compensación económica al club, para la formación de entrenadores.

Entrenador y jugadores han hecho frente a una campaña dura en una categoría competitiva e igualada, en la que el objetivo era lograr un equipo cohesionado y mantenerse. En esta temporada, sin duda especial para él y para el Ilumberri, ha sabido transmitir conocimiento, método y disciplina, gracias a su buena disposición y compromiso con el equipo de su pueblo al que siempre ha estado vinculado.

En El Lardín, campo en el que se inició como jugador a los 17 años y en el que guarda para él un sinfín de vivencias, se despidió el domingo como entrenador, con un buen colofón a una temporada que ha dejado a la afición, agradecida, un buen sabor de boca y el recuerdo de una temporada inolvidable para todos. - Marian Zozaya