Movimiento . La generación del

Seat estrena la quinta generación de su modelo más popular, el Ibiza, toda una declaración de principios de una marca que está viviendo uno de sus momentos más dulces y prometedores, porque lo mejor está aún por llegar.

Un reportaje de Tomás Pastor - Sábado, 10 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Conectividad al máximo nivel para un Ibiza siempre joven. Fotos: Seat.

Conectividad al máximo nivel para un Ibiza siempre joven. Fotos: Seat.

Galería Noticia

Conectividad al máximo nivel para un Ibiza siempre joven. Fotos: Seat.

la quinta generación del Seat Ibiza, a la venta desde este mes de junio, irrumpe con fuerza en el mercado del automóvil. Asociada a una campaña televisiva espectacular, deja entrever desde el primer momento que, como afirma Seat, “pretende posicionar al nuevo Ibiza como un coche urbano, con nuevo diseño y equipado con las últimas innovaciones tecnológicas”, incluida la nueva plataforma MQB A0 del Grupo Volkswagen, y merced a la que crece notablemente en dimensiones.

El “mejor Ibiza de la historia”, apunta Seat, “representa un salto adelante en la renovación de la gama de la marca. Se muestra compacto por fuera (dos milímetros más corto que su predecesor, se queda en 4,059 metros, y uno más bajo, con 1,444 metros de altura), pero mucho más ancho (87 mm, hasta llegar a 1,780 metros) y con mayor distancia entre ejes (95 mm) y espacio interior (35 mm más de hueco para las rodillas en los asientos posteriores, 24 mm más de altura en los asientos delanteros y 17 mm en los traseros, con 42 mm más de anchura interior y un maletero que crece en 63 litros, hasta los 355 litros). El modelo más importante de la casa española se renueva por completo conservando el espíritu joven, funcional, deportivo y confortable de siempre. Y lo hace con un diseño fresco, manteniendo el ADN de la marca, con una ejecución más joven y deportiva, unas superficies más esculturales, más acentuadas, más excitantes y aerodinámicas”.

Esta ganancia en habitabilidad y maletero se ve acompañada, merced a la nueva plataforma MQB, por un incremento en la rigidez torsional del 30%, lo que ya anticipa una clara mejoría en el siempre logrado comportamiento dinámico del anterior Ibiza, sobre el que también progresa en calidad de rodadura y confort de marcha, con menos vibraciones y rumorosidad, al tiempo que se muestra ágil en ciudad, eficaz en carreteras de curvas y con una elevada comodidad en viajes largos, según precisa Seat.

La oferta de acabados, siempre con carrocería de cinco puertas, queda estructurada en cuatro niveles: Reference, Style, FR (de carácter deportivo) y XCellence (más orientado al confort, la elegancia y la tecnología). El FR cuenta con elementos específicos más racing, como difusor trasero con doble salida de escape, paragolpes delantero diferenciado, suspensión deportiva regulable en dos modos (normal y sport) y un exclusivo paquete exterior de color negro.

Merece especial mención la dotación del nuevo Ibiza en sistemas de asistencia a la conducción (Front Assist, Traffic Jam Assist, control de crucero adaptativo ACC, nuevos sensores delanteros y traseros de aparcamiento y una cámara de visión trasera con mayor calidad y precisión reflejada en una pantalla táctil de 8 pulgadas, además de detector de fatiga y encendido automático de las luces de cruce). Otros detalles destacables del interior son el cargador inalámbrico con amplificador de señal GSM y una excelente conectividad (Apple Car Play, Android Auto y Mirror Link).

La gama de motores contará con los gasolina 1.0 TSI de tres cilindros en potencias de 95 y 115 CV, aunque también se incluirá como mecánica de partida en variante atmosférica y con 75 CV desde 14.060 euros. A finales de 2017 llegará el gasolina 1.5 TSI de 150 CV. La oferta diésel cuenta con el 1.6 TDI en potencias de 80, 95 y 115 CV. Asimismo, también estará disponible el motor 1.0 TGI de 90 CV alimentado por gas natural comprimido. Los propulsores, todos con tracción delantera, se combinan con cajas de cambios manuales de cinco y seis marchas (a partir de 95 CV) y con la transmisión automática de doble embrague DSG de siete velocidades.

seat ibiza