Kayaba confirma que presentará un ERE con cien despidos

El comité exige afrontar el posible excedente cuando la multinacional entregue el plan industrial

Sagrario Zabaleta Echarte - Sábado, 10 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Miembros del comité de Kayaba el 31 de mayo, antes de comparecer en el Parlamento.

Miembros del comité de Kayaba el 31 de mayo, antes de comparecer en el Parlamento. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Miembros del comité de Kayaba el 31 de mayo, antes de comparecer en el Parlamento.

pamplona- Kayaba-KSS confirmó ayer al comité la necesidad de despedir a cien trabajadores de la planta de Orkoien, 70 de mano de obra directa y 30 de indirecta, por cuestiones económicas.

En un principio, la intención de la multinacional nipona es presentar un expediente de regulación de empleo (ERE) en septiembre sin ir acompañado de un plan industrial, según informó la parte social a la plantilla en una nota tras la reunión. La medida drástica perjudica al 42% de la plantilla que actualmente suma 240 trabajadores.

El representante en Europa del grupo nipón, Hysasa, comunicó a la parte social que “el ajuste era una orden de Japón”. El comité, compuesto por dos delegados de UGT, dos de CCOO, dos de CCP, dos de LAB y uno de ELA, advirtió a la dirección de que un ERE sin plan industrial está abocado “al conflicto en la factoría”.

El comité propuso a la dirección aplicar un expediente de regulación de empleo de suspensión temporal (ERTE) los próximos meses para “retrasar la presentación de los despidos y que coincidan con el plan industrial”, detallaron en el comunicado a los trabajadores.

La empresa apuntó la propuesta y señaló que intentará contestar “a la máxima brevedad”, sin especificar cuándo. Este ERTE podría empezar a aplicarse antes de Sanfermines y extenderse seis meses. La dirección habló de “un 42% de la jornada, sin concretar más”, contaron fuentes sindicales. De esta forma, la parte social expuso “un ERE de suspensión para toda la plantilla, según las necesidades por cada departamento”.

El comité también requirió al representante de la multinacional “conocer de manera urgente dicho plan industrial, aunque sea en lo referente al número de trabajadores, plazos de ejecución e inversiones previstas”. La factoría de Orkoien fabrica bombas hidráulicas para direcciones asistidas en el sector de la automoción. Este producto se está sustituyendo por la dirección eléctrica, un avance tecnológico que ha provocado la pérdida de mercado de KSS. La empresa prevé que la demanda de bombas hidráulicas baje un 72% hasta 2019, de 1,1 millones a 300.000. Europa apenas usa la bomba hidráulica, siendo Estados Unidos, Latinoamérica y Asia los principales destinos. En este escenario, el comité sigue reivindicando la asignación de otros trabajos para mantener abierta la planta, con su plantilla. La dirección ya avanzó que si se adjudican nuevas líneas, hasta 2020 no se podría iniciar la fabricación en serie. Tras el encuentro de ayer, el comité informó de la reunión a la plantilla, que “mostró su malestar”, dijeron fuentes sindicales.

El presidente del comité, Fernando Salvatierra (UGT), también señaló que “comunicaron a Desarrollo Económico de la situación que atraviesa la factoría y de la posibilidad de que se produzca un conflicto laboral si se ponen los despidos encima de la mesa antes que el plan industrial”.