Mesa de Redacción

Tierra berlanguiana

Por Joseba Santamaria - Sábado, 10 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:07h

el Tribunal Constitucional no solo ha tumbado la amnistía fiscal de Rajoy, sino que la desacredita con dureza como una fórmula de amparo a los defraudadores, quienes sin embargo quedan a salvo de cualquier responsabilidad. La amnistía fiscal fue otro chanchullo para proteger el dinero de los amiguetes con una regulación de coste irrisorio para quienes se habían escaqueado de tributar. Por supuesto, Montoro continúa como ministro de Hacienda de Rajoy porque se limitó a hacer lo que le dijo Rajoy que hiciera. Las informaciones publicadas sobre la amnistía fiscal de Montoro sumaban cifras mareantes en Suiza, Andorra y Gibraltar. A ello, había que sumar todo aquel dinero que está resguardado bajo sociedades tapadera en paraísos fiscales fuera de Europa y los subterfugios de las grandes empresas, grandes fortunas y entidades bancarias para evitar el pago de impuestos por sus ingentes beneficios. La corrupción, los salchuchos constantes, las comisiones, los conseguidores, los sobresueldos, las dietas y sobres, las prebendas y privilegios, los paraísos fiscales, el galopante fraude tributario, el expolio político de las cajas de ahorro, los ERE falseados, el asalto a los dineros públicos, las sicav... nos han ido haciendo desmemoriados. Hemos aceptado debilitar las exigencias democráticas y éticas mínimas ante el tamaño de la impostura y el nivel del golferío. Pero Montoro ya fue un ministro nefasto en su primera etapa con Aznar, y ahora lo es como responsable de Hacienda. Si tragamos, nos derrotamos a nosotros mismos. Y son los mismos que arremeten con mentiras contra la política fiscal de progresividad y de solidaridad del actual Gobierno de Navarra. Este trozo de tierra berlanguianoes así.