Mi querida Olivetti

Decadencia y resistencia

Por Santiago J. Navarro - Domingo, 11 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:04h

Galería Noticia

este 28 de junio se cumplen los 150 años del nacimiento de Luigi Pirandello, autor que vería reconocida su obra esencialmente a partir de 1921, año en el que el atractivo literario deSeis personajes en busca de autor arroja como resultado, entre otras alegrías, numerosas representaciones de su obra. Novelas como El difunto Matías Pascal (1904), ensayos como Los viejos y los jóvenes (1913) y piezas teatrales como Cada cual en su papel o la citada Seis personajes en busca de autor son algunas de las publicaciones de quien también escribiría poesía (Elegías renanas, 1895) y destacaría en los años del paso del XIX al XX por constatar lo que para él y otros escritores era una evidente crisis de valores y un desmoronamiento de las clases burguesas que tanto bien habrían hecho al arte y a la literatura en el siglo XIX.

Es, éste, un buen momento para recuperar la figura y la obra de Pirandello, pues el pasado año Gadir presentó Cuadernos de Serafino Gubbio operador, novela que algunos críticos consideraron como la más atractiva de todas, y Losada hizo lo propio con la pieza teatral Cada cual a su juego y este 2017 acaba de reeditar Uno, ninguno y cien mil, probablemente su última novela. Dos semanas antes, el 13 de junio, puede celebrarse igualmente el centenario del nacimiento en Asunción de Augusto Roa Bastos, poeta, cuentista y novelista que en 1960 publicaría Hijo de hombre, obra destacada de entre las que sobresalen como parte esencial del llamado boom latinoamericano y ofrece pistas para entender un siglo (o poco menos) de la historia de Paraguay.

Todavía conocería el éxito gracias a otra novela, Yo, el Supremo, de 1974 y se trata, en definitiva, de otra cita con la literatura de postín. Pues bien: el pasado mes de abril se hizo público el hallazgo de un texto que recoge las crónicas de Roa Bastos tituladas La Inglaterra que yo vi, de pronta aparición, y, en Paraguay, se anunció en diciembre del pasado año otras reediciones inminentes en forma de poesía, cuento, ensayo y periodismo, además de algunos guiones cinematográficos inéditos. Estos trabajos, inéditos o no, recuerdan otra de las facetas creativas del autor, colaborador en filmes como Alias Gardelito, de Lautaro Murúa;La sangre y la semilla, de Alberto Dubois;o El demonio en la sangre, de René Mugica.

Pero este mes de junio ha arrancado con la celebración de un aniversario imprescindible: el de la primera edición de Cien años de soledad, la mágica aportación a la historia de la mejor literatura de Gabriel García Márquez, que pudo leerse ya el 30 de mayo de 1967, hace ahora medio siglo. Literatura Random House acaba de presentar una original edición ilustrada de la obra, cuyas imágenes corren a cargo de la chilena Luisa Rivera.