Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Solasbide organizó un debate intergeneracional

Expertos afirman la importancia del papel de los jóvenes en Europa

Solasbide organizó ayer un debate intergeneracional sobre el papel de este colectivo

Domingo, 11 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Momento del debate que se celebró ayer en el Seminario de Pamplona.

Momento del debate que se celebró ayer en el Seminario de Pamplona. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

  • Momento del debate que se celebró ayer en el Seminario de Pamplona.

Pamplona-Medio centenar de personas se reunieron ayer en el Seminario de Pamplona, convocadas por la Asociación Solasbide, para reflexionar sobre el tema “Jóvenes y Europa social: realidad y esperanza”. Fueron tres horas de rico debate, con participantes de diferentes generaciones e ideologías, la mayoría de los cuales coincidieron en la necesidad de avanzar hacia una Europa más humanizada.

La crisis económica, la desigualdad social y el auge de los populismos fueron algunas de las cuestiones recurrentes en las intervenciones que se escucharon en el encuentro. Así, Antso Fernández, ingeniero industrial, destacó que la Europa democrática, próspera y social ha entrado en crisis en los tres aspectos citados. En su opinión, además de cuestionar el actual modelo económico para avanzar hacia una Europa más social, “es necesario reforzar la identidad europea”.

Muchos de los intervinientes valoraron positivamente el diálogo intergeneracional, del que el encuentro de ayer fue una buena muestra. De hecho, se intercalaron opiniones de jóvenes veinteañeros con las de veteranos octogenarios. El psiquiatra Vicente Madoz destacó la importancia de este contacto “porque los jóvenes nos necesitáis a los mayores, lo mismo que nosotros os necesitamos para entender el mundo”. Se refirió también a los importantes retos de los docentes europeos, entre ellos la educación en la empatía, el reforzamiento de las humanidades y la promoción de la cultura, “entendida no como erudición sino como cultivo, como capacidad de reflexionar, pensar, de interiorizar”.

El sociólogo Goio Urdániz destacó que la Europa actual “está basada en la productividad, competitividad, individualismo, rentabilidad económica y dominio de la tecnología”. En su opinión, una Europa mejor exige “politizarnos más para poder cambiar la sociedad y volver a creer en la utopía, en la posibilidad de que este mundo pueda ser más humano”. Joseba Ezeolaza, responsable de Comunicación del sindicato CCOO, subrayó que no hay crisis de valores en los jóvenes y que participan en movimientos políticos y sociales. “Lo que sí está cambiando -afirmó- es la manera de participar en política, que es muy diferente a la de hace treinta años”.

El joven ingeniero agrónomo Josu Oreja destacó la “feroz competitividad” que ha marcado la formación de su generación. “Desde muy pequeños hemos sentido esa presión para competir, para ser el mejor. Y quizás ha llegado el momento de repensar esto, de cuestionar si ese es el modelo de vida que queremos”. Por otra parte, se refirió a las dificultades de los jóvenes para tomar protagonismo en los ámbitos laborales y sociales. “Las generaciones mayores no quieren ceder el testigo, nos escuchan pero les cuesta mucho darnos vía libre para que tomemos iniciativas y hagamos las cosas a nuestra manera”.

Eduardo Sanz, de la Fundación Ilundain, se refirió a los jóvenes que en esa carrera competitiva han quedado marginados, fuera del sistema educativo. “Una sociedad justa y madura también tiene que tener muy en cuenta a esos colectivos, a los que se debe garantizar una correcta atención en el ámbito educativo”.

En ese ámbito se centró la intervención de la docente Camino Bueno, preocupada por la pérdida que supone para nuestra sociedad la marcha de muchos jóvenes a otros países. “Se ha realizado una gran inversión en educación y estos jóvenes tan bien preparados producirán valor en otras sociedades”. A su juicio, otro de los retos es la educación en la igualdad entre hombres y mujeres, aspecto en el que observa un retroceso en los últimos años: “Y esa igualdad también debe tenerse en cuenta a la hora de orientar al alumnado hacia sus estudios superiores”.

Algunos participantes, como el economista Jesús Muruzabal, coincidieron en destacar la oportunidad que supone Europa para los jóvenes, para la apertura de sus mentes y el perfeccionamiento de su formación. Hubo quien se refirió también a los valores cristianos que inspiraron a Adenauer, Shuman, Monnet y el resto de padres de la Unión Europea y, por supuesto, no faltaron alusiones a la incapacidad de la socialdemocracia por ofrecer un modelo alternativo al neoliberalismo.

Pasada la una del mediodía, el participante más veterano de la jornada, Javier Zulaika, hizo un emocionante llamamiento a los más jóvenes. “Habéis podido acceder a una buena educación, sois una generación muy preparada, lo habéis tenido mucho más fácil que nosotros. Soy consciente de los problemas que tenéis, pero en vuestras manos está luchar por una Europa mejor, más justa. No perdáis la ilusión, yo tengo mucha fe en la juventud y espero que vosotros también tengáis fe en el futuro que os toca construir”. Poco después, Miguel Izu leía las conclusiones provisionales de la jornada y el presidente de Solasbide, Mikel Aranburu, valoraba positivamente la experiencia. “Pensábamos que era interesante hablar sobre los jóvenes y Europa, lógicamente dándoles a ellos la palabra. Estamos contentos con la experiencia, nos parece muy enriquecedor compartir espacios de diálogo entre gente de diferentes generaciones”. - Fermin Beramendi

Herramientas de Contenido

Más sobre Navarra

ir a Navarra »