Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

¿Dónde ocultaban la bandera de Navarra?. “¡Más cerca, oh Dios, de ti!”

la festividad de la santísima trinidad, la ‘trinitate’ de los vascos, anima hoy a subir a lo más alto de los montes

Un reportaje de Lander Santamaría Fotografía Juan Mari Ondikol - Domingo, 11 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:04h

De España y de Navarra.

De España y de Navarra. (Foto: Ondikol)

Galería Noticia

  • De España y de Navarra.

Episodios municipales

Hoy es Trinitate para los vascos, la Santísima Trinidad para la iglesia católica, apostólica y romana, y también con distintos matices para otras religiones incluida la mahometana. Es dogma que se definió en el Primer Concilio de Constantinopla (año 381) y afirma que las tres personas de la Trinidad son distintas pero un solo Dios verdadero, cosa que resulta algo difícil de entender para la razón humana;pero como es dogma (algo así como la inexistencia del derecho a decidir qué dicen en Madrid) pues que no se discute y punto.

En este día es costumbre, tradición o atavismo animista subir a la cima, a lo más alto de las montañas y así se hace en numerosas de nuestro Euskal Herria, aquí entre nosotros la más popular y conocida la que lleva al macizo del Mendaur, el gigante que parece vigilar a ambos lados de Malerreka, igual de cara al río Ezkurra que al Bidasoa. Son 1.131 metros todo vengap’arriba y de postre si se quiere 60 escalones para culminar el intento hasta la sufrida ermita que soporta la embestida de vientos, lluvias, nieves, rayos y truenos y más, y hasta la supina incultura de quien no sabe otra que darle al spray y dejar su firma indecente y estúpida en pos de una fama que por méritos no logrará jamás.

Como Gorramendi en Baztan, el Mendaur es el mejor belvedere de la comarca, todo está a la vista y a los pies y como más cerca del cielo, que parece se puede tocar con las manos. Más cerca de Dios, como en el precioso canto que compuso la inglesa Sarah Flower (1805-1848) titulado Nearer, my God, to thee (Más cerca, oh Dios, de ti) y que es, según algunos supervivientes, la última pieza que interpretó la orquesta que dirigía Wallace Hartley mientras se hundía el Titanic con el que se ahogaron como auténticos músicos-héroes.

Precisamente ahora recuerdo que conservo un recorte (11 de marzo de 1967, medio siglo ha pasado) en el que la agencia Cifra informaba de la próxima instalación en el Mendaur de “un gran repetidor de televisión”, y al mismo tiempo decía que desde el Ayuntamiento de Baztan se estaba “desplegando mucha actividad, tendente, en especial, a la solución del problema del suministro eléctrico en toda la zona fronteriza con Francia”. Lo del repetidor, que uno sepa, nunca llegaría a ser, probablemente porque, duraría lo que caramelo a la puerta de colegio por los rayos que, como en junio de 2009, fulminaron un rebaño de 23 ovejas.

Los montañeros y los aficionados subirán hoy al Mendaur para ascender a lo más alto , “porque está ahí”, como se cuenta dijo George Mallory, presuntamente el primero (antes de Edmund Hillary y el sherpa Tenzing Norgay) en escalar el Everest, aunque no se demostró jamás al morir en el descenso y encontrarse su cuerpo congelado en 1999. Otros, por el contrario, no volvemos al Mendaur desde 40 años atrás y nos conformaremos con recordarlo. Y que eso.

las claves

en el día de hoy, perplejo y aburrido por la innecesaria, triste y vulgar polémica originada por lo de la bandera de Navarra, pongo a trabajar mis castigadas meninges y otrosí, digo y pregunto: ¿Desde cuándo la bandera de Navarra ha suscitado en algunos tanto fervor? Paso y repaso mi torpe aliño indumentario gráfico y no encuentro desde mi incierta infancia nada que provocara algarabía semejante anterior a los años setenta y desde el turbio y entubado deceso del “fresco general procedente de Galicia”.

No veo, desde parvulario, las escuelas nacionales y todo lo que vino después, otra tela y a callar y punto en boca que la roja y gualda. Jamás nos enseñaron otra. Recuerdo sólo que entrábamos y en pie, ante los retratos del “vigía de Occidente” y del José Antonio falangista, a los lados del crucifijo sagrado, debíamos cantar aquello que se iniciaba con el “Te rogamos Señor…” y acababa ya en la tarde con el “Te damos gracias, Señor…”, y nunca vi ni bandera roja ni escudo de Navarra, igual que me ocurriría luego con otros centros de enseñanza de rango superior.

Sí me viene a la memoria la visita a nuestra escuela (nacional, por supuesto) de algún presunto “inspector de Educación” (¿Julio Gúrpide?), que nunca mostró interés por nuestro conocimiento de otra materia que no fuera la llamada Formación del Espíritu Nacional. Y nunca nos habló de otro retal que el rojigualdo. Y en nuestro Día del Gallo (de Orakunde, nada) marchábamos (desfilábamos) sólo detrás del velamen “nacional”, el rojo y gualda y como mucho, la bandera de Baztan.

Conocí otras banderas con el uso de razón, una bicrucífera (roja, blanca y verde) obligada fusil en ristre a ser arrancada de su mástil, tirada al suelo, pisoteada y quemada junto a los libros de la humilde ikastola que hubo en Txokoto y otra tricolor republicana. Ambas venenosas, que significaban el paredón o una infame cuneta y la de Navarra sólo cuando Radio Pirenaica hablaba de la multa (250.000 del ala) a Osasuna en su gira por Venezuela.

Miro las viejas fotografías en sepia del salón de sesiones de la Casa Consistorial, el balcón principal de los días festivos, y las marchas oficiales y no veo más que la bandera rojigualda, dos ya digo si se incluía la de Baztan, y es que me falla la memoria más que posiblemente. Otro tanto me ocurre con las imágenes de la fachada del Palacio de Navarra, desde al menos 1939 hasta el sacrosanto Amejoramiento. La bandera de Navarra nació pues “a la contra” de la ikurriña, le calculo unos 45 años y por cierto enarbolada primero que nadie por los malísimos-nacionalistas-vascos-que-nos-quieren-vender-a-Euskal-Herria, no antes. Luego me veo obligado a preguntar: ¿Dónde estaban los furibundos pseudodefensores de nuestra enseña foral, no peligraba desde y durante de 1936 a 1975, dónde la guardaban (escondían) y por qué no la lucían tan orgullosos como parecen ahora? E insisto: ¿por qué? - Lander Santamaría

lo que queda del día

El TAP. A la vista de la polémica y división de opiniones (¿como en los toros, unos en su padre y otros en su madre?) que genera el tren ese tan famoso antes de que exista, se pregunta uno si no será como el de aquel rústico buenazo y sencillo que, al ver que no iba tirado por caballerías, se lamentaba: “Ya, la pena es que no hace fiemo”. Lo contaba el maestro José María Iribarren, recordarán ustedes.

el párrafo

javier marías “¿cuánto?”

“¿Alguien ha pagado por la construcción-abandono de la llamada Ciudad de la Justicia en Madrid? De diez edificios proyectados se concluyó malamente uno, que lleva inoperante y cayéndose a pedazos, y cuya vigilancia y mantenimiento cuestan un dineral anualmente. ¿Cuántos son ya los cargos del PP que se han enriquecido a costa nuestra? ¿Cuántas compras se han hecho de aviones no operables por los que nos vemos penalizados? ¿Cuántos edificios, carreteras, estaciones ferroviarias, aeropuertos inútiles se han construido? (Las noticias intrascendentes, Javier Marías Franco, Madrid 1951, escritor, miembro de la Real Academia de la Lengua Española).

hace 75 años

Subasta forestal. El Ayuntamiento de Baztan subasta en Urritzate seis lotes forestales que totalizan 2.562 hayas por un importe de 133.488 pesetas, otro en Kasanberro de 123 robles (10.649 pesetas) y otro en Urzel (99, 186 metros cúbicos de madera y 2.470 cargas de leña de haya por 10.898,88 pesetas). La subasta será el 25 de junio de 1942, a las once horas.

Herramientas de Contenido