BTT | la travesía de altsasu-alsasua

Por caminos de Sakana

BTT | la travesía de altsasu-alsasua, CON 546 PARTICIPANTES, fue una fiesta sobre la bicicleta

Nerea Mazkiaran - Lunes, 12 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:07h

El pelotón, camino de Beikolar en los primeros kilómetros.

El pelotón, camino de Beikolar en los primeros kilómetros.

Galería Noticia

El pelotón, camino de Beikolar en los primeros kilómetros.La viuda del corredor fallecido el pasado año cortó la cinta de la prueba.La travesía comenzó con una vuelta neutralizada por Altsasu.

altsasu- La Travesía de Altsasu-Alsasua volvió a ser ayer una fiesta de la BTT, un día para disfrutar de las sendas, caminos y parajes de Sakana sobre la bicicleta. Fue el plan que eligieron 546 personas en una calurosa mañana en la que se agradecieron especialmente los tramos de bosque. Además, para los incondicionales de esta prueba no competitiva, que son muchos, ayer había novedades, como la antigua cantera de Txuixoo en Etxarri. Y es que los montes y parajes de Sakana ofrecen muchas posibilidades, según destacan desde Barranka Txirrindulari Taldea, organizador de esta cita que ya va por su 22ª edición.

Al igual que estos dos últimos años, con el fin de llegar a más aficionados, había preparados dos recorridos, uno de 51 km y un desnivel de 980 metros y otro de 41 km y un desnivel de 500 metros. La mayoría eligieron la opción larga. Era el caso de David de José Ignacio Ripa, que ha participado en 20 ediciones. “Solo he fallado la primera porque no sabía de la prueba y otra porque estaba de baja”, apuntó este veterano bikerde Legazpi.

Después del susto del pasado año, con la parada cardiorrespiratoria de un participante, Manuel da Silva, de Urretxu, que falleció unos días después, y muy presentes las tres muertes del día anterior, una por accidente y otras dos por paradas cardiorrespiratorias, ayer se celebraba especialmente que no hubiera ocurrido ningún percance reseñable. Lo cierto es que ayer fue conversación obligada de muchos bikers. La mayoría le quitaban importancia. “Se puede tener un infarto en cualquier momento” apuntaban.

Precisamente, ayer fue la encargada de cortar la cinta de esta prueba no competitiva la viuda de Manuel da Silva, Gloria. Además, en su recuerdo se realizó una vuelta neutralizada de 3,5 km encabezada por la cuadrilla con la que solía salir en bici. De vuelta en la plaza, el pelotón se dirigió hacia Beikolar y Santa Luzisakan, pasando por San Pedro hacia las piscinas de Urdiain. De allí, por el monte, se dirigió hacia Iturmendi, Bakaiku y Etxarri Arantz, con avituallamiento en la ermita de Kontzenzio. Con las fuerzas renovadas se ascendió a la antigua cantera de Txuixoo para volver a Altsasu por Basoitxi y Dantzaleku. En este punto se separaron los dos recorridos. Mientras el corto finalizó en la plaza, el otro fue hasta Dorre txiki. “En general han gustado mucho y tomamos nota para la próxima edición”, apuntó Felipe Troyano, responsable de esta prueba, quien destacó el trabajo de un centenar de voluntarios.