Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Carta a la golondrina

Daniel Ezpeleta - Lunes, 12 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Nunca tuvo fin más noble el barro y la paja que en el nido de mis golondrinas. En la viga del porche, a un metro del calor dulce de nuestros ojos. Un sitio oloroso a campo virgen. Las golondrinas son el alma libre de los muertos, de nuestros muertos. Las encargadas de encender y apagar la luna, el arco iris y las estrellas. Las encargadas del tiempo en la eternidad;del canto en la abadía y del ora y labora de los frailes. Escardan las tristezas, los odios y el miedo que vivieron y los queman allí en mitad de la plaza grande donde pasea la miseria y la pobreza, la sevicia y la riqueza, la demencia y la vejez. Dirigen a las cigüeñas, cogujadas, abejarucos y gorriones por el buen aire, evitando el pedrisco y los plásticos. Cuidan los olores de las rosas, los almendros y el almizcle. A los viejos del lugar aman con paciencia mineral, decrépitos y rencos, pero reales. Y enseñan a reír con risa profunda de paloma joven. Y a olvidar sin dolor a quien trata las cosas con cachaza de bruto. Ellas nos acompañan como la retama en flor, el almendro, el pino piñonero y el olivo con olor a campo. Las mariposas blancas, las libélulas y los abejorros hacen pensar que lo imposible puede ser posible si lo sueñas con los ojos abiertos.

Herramientas de Contenido