Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El Estado certifica que Navarra cumplió con todos los índices de estabilidad presupuestaria en 2016

El Gobierno foral cerró el ejercicio dentro de los márgenes fijados para el déficit, la deuda y la regla de gasto

Solo siete autonomías completaron todos los requisitos

La Comunidad Foral estabiliza su endeudamiento

Ibai Fernandez - Lunes, 12 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Fachada del edificio de la Hacienda Foral de Navarra, en la Avenida Carlos III de Pamplona.

Fachada del edificio de la Hacienda Foral de Navarra, en la Avenida Carlos III de Pamplona. (Foto: Iruñapress)

Galería Noticia

Fachada del edificio de la Hacienda Foral de Navarra, en la Avenida Carlos III de Pamplona.

Pamplona- Navarra cumplió en 2016 con todos los índices de estabilidad presupuestaria. Así lo ratifica el Estado en su informe anual, en el que analiza la situación y solvencia de las cuentas públicas del conjunto de las administraciones, incluidas las comunidades autónomas. El estudio, elaborado por el Ministerio de Hacienda y que tiene rango oficial, certifica que Navarra cerró el ejercicio dentro de los límites de déficit y de deuda fijados para el conjunto del año, y que lo hizo además respetando la regla de gasto presupuestario.

Un conjunto de normas que fijan los estrechos márgenes de inversión de los que disponen los gobiernos autonómicos, y que solo cumplieron en todos los casos siete de las 17 comunidades. Además de Navarra, lo han conseguido Asturias, La Rioja, Castilla la Mancha, Castilla León, Baleares y Madrid. Las diez restantes deberán elaborar ahora respectivos informes de contención de gasto para garantizar al Ministerio que este año no descuadrarán sus cuentas. De lo contrario, Cristóbal Montoro podría bloquear o limitar su margen de inversión pública.

Un riesgo que evita Navarra, que mantiene una línea estable de gasto que apunta al cumplimiento también en el ejercicio de 2017. Algo que en todo caso sigue pendiente de la actualización del Convenio Económico, que fija la aportación anual al Estado por las competencias no transferidas, y en cuyo cálculo ambas administraciones mantienen discrepancias desde hace tres años. Las negociaciones, no obstante, avanzan y el Gobierno de Navarra es optimista de cara a un acuerdo.

Estabilidad presupuestariaCon motivo de la crisis y la consecuente caída de la recaudación, el déficit se disparó en el conjunto de las administraciones del Estado, que recurrieron al endeudamiento para garantizar los servicios y la inversión pública hasta alcanzar niveles difícilmente sostenibles a medio plazo. Escenario que llevó al Gobierno de España a reformar en 2011 el artículo 135 de la Constitución para garantizar el pago de la deuda y, ya con el PP en La Moncloa, a aprobar en 2012 la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera. Una norma políticamente muy criticada porque prioriza la reducción del endeudamiento al mantenimiento del gasto social, lo que se ha traducido en recortes sociales estos últimos años, pero que es de obligado cumplimiento.

A grandes rasgos, permite al Gobierno central limitar la capacidad de inversión de las comunidades autónomas imponiendo el límite de déficit y de deuda pública, y que afecta a todos los territorios por igual. Así como lo que se ha conocido como la regla de gasto, que impide aumentar el presupuesto de un año a otro más de lo permitido aunque se cuente con recursos económicos adicionales que, en ese caso, hay que destinar a amortizar deuda.

También en Navarra, que pese a contar con un régimen fiscal propio ha tenido que atenerse a las reglas del conjunto de autonomías, que se han ido endureciendo además con el paso de los años con el objetivo de alcanzar el déficit cero en esta legislatura. De esta forma, a partir de 2019 Navarra no podrá emitir deuda nueva y solo podrá gastar aquello que ingrese por sus propios medios.

Un equilibrio presupuestario al que la Comunidad Foral se acerca con las cuentas estabilizadas tras varios años de incumplimientos. Salvo en 2016 y 2014, el resto de ejercicios Navarra gastó más de lo permitido, aunque en una cuantía no excesiva y en ocasiones además por una discrepancia contable con el Estado, por lo que no ha sufrido consecuencias prácticas.

Cumplimiento en 2016En cualquier caso, el Estado certifica ahora que Navarra cerró el ejercicio presupuestario último dentro de todos los límites establecidos. En el caso del déficit, lo hizo con un 0,67% del PIB, por debajo del 0,7% fijado y del 0,82% de media que cerraron el conjunto de las 17 comunidades, de las que seis superaron el límite impuesto.

En el caso de Navarra, supone que se gastó 128 millones más de los recaudados, que financió mediante deuda pública. Esta cifra incluye los 82 millones en disputa entre el Estado y Navarra a cuenta del Convenio Económico. De esta forma, si el cálculo se hubiera hecho en base a la estimación de Navarra, el déficit hubiera sido del 0,3%, el límite fijado para este 2017.

Respecto a la deuda, el Estado también reconoce al Gobierno foral el cumplimiento del límite, que queda en el 18,2% del PIB, frente al 18,3% fijado. La deuda quedó así en 3.461 millones a finales de 2016. Son 133 millones más que el año anterior, cantidad que se corresponde mayoritariamente con el déficit presupuestario, y que tras varios años de subidas de más de 500 millones anuales, se ha estabilizado. La previsión para este año es reducirlo a la mitad. Todas las comunidades cerraron dentro del limite fijado por el Estado.

El tercer capítulo analizado es el de la regla de gasto, que limita el incremento del presupuesto de las comunidades al crecimiento estimado del PIB a medio plazo. Una variación que para 2016 se fijó en el 1,8%, y que cumplieron 12 comunidades, entre ellas Navarra.

Se da la circunstancia de que la propia Administración Central superó esa cifra, elevándola hasta el 2,8. Igual que el déficit, elevado hasta el 2,5% frente al 2,2% que se había fijado a sí mismo, por lo que de los tres indicadores sólo logró cumplir con la limitación de deuda. No obstante, el Gobierno central logra equilibrar sus cuentas en la suma del conjunto de las administraciones, gracias sobre todo al superávit de los ayuntamientos, lo que permitió que el conjunto del Estado cerrara el déficit dentro de los ratios pactados con Bruselas.

DÉFICIT

Diferencia entre el gasto y los ingresos ordinarios respecto al PIB.

CCAA Objetivo (%) Dato final

CAV 0,7 0,71

Catalunya 0,7 0,93

Galicia 0,7 0,54

Andalucía 0,7 0,65

Asturias 0,7 0,49

Cantabria 0,7 1,47

La Rioja 0,7 0,52

Murcia 0,7 1,62

Valencia 0,7 1,53

Aragón 0,7 1,08

Castilla La Mancha 0,7 0,72

Canarias 0,7 0,33

Navarra 0,7 0,67

Extremadura 0,7 1,61

Illes Balears 0,7 0,41

Madrid 0,7 0,63

Castilla y León 0,7 0,62

Media CCAA 0,7 0,82

Admon. Central 2,2 2,52

Deuda

Aumenta de la deuda permitido en relación con el PIB.

CCAA Objetivo (%) Dato final

CAV 14,5 14,5

Catalunya 35,7 35,4

Galicia 18,8 18,7

Andalucía 22,5 22,5

Asturias 18,9 18,9

Cantabria 23,5 23

La Rioja 19 18,5

Murcia 29,1 29,1

Valencia 42,5 42,5

Aragón 22 21,6

Castilla La Mancha 37,2 37

Canarias 16,6 16

Navarra 18,6 18,2

Extremadura 23 22,9

Illes Balears 30,9 30,1

Madrid 14,9 14,4

Castilla y León 20,5 20,4

Media CCAA 25,1 24,9

Admon. Central 72 71,6

regla de gasto

Limita el incremento del gasto del presupuesto al crecimiento estimado del PIB a medio plazo.

CCAA Objetivo (%) variación

CAV 1,8 3.8

Catalunya 1,8 -6,5

Galicia 1,8 5,8

Andalucía 1,8 5,3

Asturias 1,8 -3,1

Cantabria 1,8 0,9

La Rioja 1,8 1,2

Murcia 1,8 2,6

Valencia 1,8 0,0

Aragón 1,8 2,4

Castilla La Mancha 1,8 2,5

Canarias 1,8 4,2

Navarra 1,8 -0,6

Extremadura 1,8 -0,5

Illes Balears 1,8 -4,2

Madrid 1,8 -0,6

Castilla y León 1,8 -0,2

Media CCAA 1,8 0,0

Admon. Central 1,8 2,8