Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Todo comenzó el pasado 23 de abril...

Un arquitecto pamplonés, víctima de la ‘era Trump’

Leandro Pérez Cadarso, de 32 años, fue detenido y encarcelado durante 40 días en EEUU por haber visitado Líbano y Siria

Lunes, 12 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Leandro Pérez Cadarso, en la web de El País.

Leandro Pérez Cadarso, en la web de El País.

Galería Noticia

Leandro Pérez Cadarso, en la web de El País.

pamplona- Es la primera víctima navarra del endurecimiento de las políticas migratorias de Donald Trump en Estados Unidos. Leandro Pérez Cadarso, arquitecto pamplonés de 32 años, fue detenido en la frontera de Tijuana supuestamente por haber viajado a Siria hace seis años. Sin cargos ni explicaciones, sufrió tratos vejatorios y un encierro de 40 días en las instalaciones penitenciarias de San Diego y Caléxico, según recoge el periódico El País. Fue deportado y llegó a Madrid hace once días, desde donde viajó a Pamplona para olvidar la pesadilla que sufrió a consecuencia de la nueva era Trump.

Todo comenzó el pasado 23 de abril, después de que el vuelo de Viva Aerobus procedente de la capital mexicana aterrizara en Tijuana. Pérez, licenciado en la Escuela Superior de Arquitectura de la Universidad de Navarra, eligió viajar a San Diego para conocer el Instituto Salk de Estudios Biológicos, obra del arquitecto Louis Kahn. Cuando llegó su turno en la aduana de la ciudad norteamericana gemela de Tijuana, informó al funcionario de que tenía un visado de entrada en Estados Unidos en vigor, aunque al renovar su pasaporte había solicitado otro por Internet por si acaso, que le fue denegado, ya que había marcado sí en la casilla que preguntaba si había estado en Siria. Al comprobar esto el funcionario, le pidió que entrara a un cuarto, donde dos policías le agarraron y lo esposaron por la espalda. Sin ninguna explicación, fue introducido a un furgón y esposado por los tobillos al suelo del vehículo.

En un calabozo de 20 metros cuadrados de San Diego y con otros 30 hombres, Pérez seguía sin conocer el motivo de su encierro. Le dieron una manta isotérmica puesto que el aire acondicionado está siempre a tope y la luz, permanentemente encendida. Finalmente, logró llamar a la familia, quienes le comunicaron el hecho al consulado español en Los Ángeles que, sin embargo, no hizo nada por ir a visitarle. El 27 de abril, fue trasladado a Caléxico, que alberga a 700 presos, donde continuó su castigo carcelario hasta su deportación. Se adaptó a las circunstancias y sobrevivió ayudando a los reclusos a rellenar formularios. Ahora, no podrá volver a los Estados Unidos en cinco años, por lo que espera, con su experiencia laboral adquirida en México, obtener un empleo aquí. - D.N.

Más sobre Navarra

ir a Navarra »