Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Una placa en el colegio de Roncal recordará que fue centro de castigo

Ayuntamiento, docentes y Gobierno dejarán constancia de que en el curso 1939-40 se convirtió en prisión

Lunes, 12 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:06h

roncal- Ayuntamiento de Roncal, representantes del colegio público Julián Gayarre y miembros del Gobierno colocarán hoy conjuntamente una placa que recordará que el centro, hoy espacio educativo, se convirtió en prisión durante el curso 1939-40 para los esclavos antifascistas condenados a abrir la carretera hacia Vidángoz.

El acto que tendrá lugar hoy al mediodía es la primera actividad relacionada con el homenaje a los “esclavos del franquismo”, organizado anualmente por Memoriaren Bideak, y tiene como objetivo que la memoria de los espacios concentracionarios del fascismo sean patrimonio educativo que fomente el respeto a los derechos humanos en el presente”

Las actividades enmarcadas en el reconocimiento a los prisioneros continuarán esta tarde en la capital con la presentación del libro del periodista Ander Izagirre sobre la biografía del miliciano Luis Ortiz Alfau. Y el próximo sábado volverán al Alto de Igal para el homenaje que se celebra desde hace catorce años y que contará con los últimos prisioneros, familiares y amigos del colectivo reforzado con la juventud.

“Es muy importante que se sepa qué paso aquí. Cuando hace 14 años hicimos la primera reunión en Burgui, mucha gente desconocía los hechos pasados. Lo es también de cara a las nuevas generaciones, cuya implicación se nota. Han entendido el pasado y que hay que trabajar en el presente para el futuro”, significó Ana Barrena, miembro del colectivo en la presentación del programa. Por su parte, Fernando Mendiola, puso de relieve la colocación de la placa, la sensibilidad del Ayuntamiento y del centro, con apoyo del Gobierno que por supuesto, “aplaudimos, concluyó. - Marian Zozaya