El imperio romano regresa a Santacara

Como novedad se recreó una escena de caza y se abrió al público un Aula Arqueológica

Tampoco faltaron, por el Día de Cara, las luchas de gladiadores

Ainara Izko - Lunes, 12 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Combates entre gladiadores en pleno yacimiento arqueológico.

Combates entre gladiadores en pleno yacimiento arqueológico. (A.IKZO)

Galería Noticia

Combates entre gladiadores en pleno yacimiento arqueológico.

santacara- Por décimo año consecutivo, Santacara celebró ayer el Día de Cara. Lo hizo bajo un sol abrasador, que no impidió que fueran numerosas las personas que se acercaron hasta las inmediaciones del yacimiento arqueológico para participar en los múltiples actos organizados, de forma conjunta, por el Ayuntamiento y el Consorcio de Desarrollo de la Zona Media.

La novedad de esta edición fue la recreación histórica realizada por la Asociación Cohors I Gallica (de Vitoria-Gasteiz), compuesta por 16 amantes de la historia. Especializados en la etapa final del Imperio romano (siglo IV d.C.), reprodujeron de manera fidedigna una escena de caza, previa invocación a la diosa Diana para tener suerte. “Todos los elementos que utilizamos, tanto las joyas como los vestidos o las armas, también los rituales, están inspirados en mosaicos, pinturas o documentos de la época”, subrayó Lola Muñoz, miembro del grupo.

Por otro lado, turistas y locales tuvieron la oportunidad de conocer, de la mano del arqueólogo Alexandre Duró, este yacimiento de origen románico, declarado bien de Interés Cultural en el año 1993. Las visitas guiadas partieron desde el Aula Arqueológica Civitas Cara, un espacio que, aunque todavía no se ha inaugurado oficialmente, se abrió al público de forma excepcional y que alberga varias piezas cedidas por el Museo de Navarra, tales como pinturas murales, ladrillos, jarras de cerámica, un enterramiento infantil, cucharas, agujas de costura, pulseras, broches, puñales, herramientas, platos, lucernas o monedas, entre otras. Asimismo, contiene paneles informativos y un televisor en el que se proyecta un vídeo de 15 minutos de duración a través del cual se repasan los orígenes del municipio, irremediablemente ligados a la ciudad romana de Cara (I a.C.-IV d.C), precursora de la actual Santacara y que vivió su máximo esplendor en los siglos I y II d.C., época en la que llegó a alcanzar las 16 hectáreas de superficie. Aunque se conocía la existencia de una ciudad romana que fue la que dio origen a la actual localidad de Santacara, fue en el año 1965, según consta en los paneles informativos situados en el Aula Arqueológica, cuando se encontró un capitel corintio en una finca agrícola, que se conserva en el Museo de Navarra. Tras el hallazgo, se planteó la necesidad de una excavación arqueológica. Se realizaron un total siete campañas arqueológicas entre 1974 y 1982, dirigidas por la arqueóloga María Ángeles Mezquíriz Irujo, fruto de las cuales se encontró un miliario;un pie de bronce sobre un pedestal que podía pertenecer a una estatua togada;el busto de la diosa Ana;o una cabeza masculina de mármol que supone una de las mejores piezas escultóricas romanas encontradas en Navarra. Todas las piezas están en el Museo de Navarra.

“Una vez finalizado, ahora toca promocionar el espacio junto con el Consorcio de Desarrollo de la Zona Media para que la gente lo visite. No hace falta que abra todos los fines de semana, con que lo haga una vez al mes estaría bien para empezar”, apuntó Jorge Pascual, concejal de Cultura.

Como en ediciones anteriores, los combates entre gladiadores fueron los que acapararon una mayor expectación. Protagonizados por la compañía zaragozana Lobos Negros, dirigida por Manel Blasco, desmitificaron ciertas creencias sobre estos luchadores, aclarando que “señalar con el pulgar hacia arriba significaba muerta en lugar de vida;que también había mujeres en la arena, de nombre gladiatrix;o que normalmente los combates no eran a muerte porque era muy caro”.

La jornada se completó con talleres infantiles. El sábado, además, los establecimientos ofrecieron pintxos basados en la gastronomía romana.