El tudelano Raul Gil gana el Premio Clarión de Pintura

Jon Idígoras y José Altuna consiguieron sendos accésit en el concurso tafallés

El certamen estuvo organizado por la Orden del Cuto Divino

Carmelo Armendáriz - Lunes, 12 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Jon Idígoras, Alfredo Ansa, Raúl Gil, Jesús Mª Ibáñez, Juan José Altuna y Manuel Musgo. Los tres premiados, junto a sus obras, y el resto son miembros de la Orden del Cuto Divino.

Jon Idígoras, Alfredo Ansa, Raúl Gil, Jesús Mª Ibáñez, Juan José Altuna y Manuel Musgo. Los tres premiados, junto a sus obras, y el resto son miembros de la Orden del Cuto Divino.

Galería Noticia

Jon Idígoras, Alfredo Ansa, Raúl Gil, Jesús Mª Ibáñez, Juan José Altuna y Manuel Musgo. Los tres premiados, junto a sus obras, y el resto son miembros de la Orden del Cuto Divino.

tafalla- El pintor tudelano afincado en San Adrián, Raúl Gil Rodríguez, consiguió en la tarde de ayer domingo en Tafalla el Premio Clarión de Pintura al aire libre en un certamen organizado en su decimosexta edición por la Orden del Cuto Divino, contando a su vez con el patrocinio del consistorio tafallés. El ganador presentó un cuadro con una estampa del río Cidacos junto a la presa del Ereta en el que utilizó una técnica mixta (mezcla de óleo y de acrílico), lo que le permitió hacerse con el primer premio: una gratificación económica dotada con 1.500 euros y una reproducción escultórica elavorada por el artista estellés Carlos Ciriza, inspirada en la figura del cuto.

También lograron sendos accésit de 750 euros cada uno, el artista Jon Idígoras, de la localidad vizcaína de Ermua, que presentó una acuarela con un rincón de la calle Santa María, en la trasera de la iglesia, y el pintor Juan José Altuna, procedente de la población guipuzcoana de Bergara, quien eligió para hacer su trabajo una zona de las terrazas de la Plaza de Navarra, para la que recurrió a la técnica del óleo. Estos tres autores premiados, que consiguieron trasladar a sus obras la claridad, el colorido y la iluminación de esos lugares escogidos por ellos mismos, ya habían participado en otros certámenes de este concurso de Tafalla logrando algunos accésit en años anteriores. Los organizadores también sortearon cinco cestas con diversos productos gastronómicos entre todos los participantes.

En el concurso de este año, que desde hace cuatro se convoca con una periodicidad bianual, se habían inscrito inicialmente una veintena de pintores, pero finalmente contó con la participación de 15 artistas, la cifra más baja desde que se organiza este evento y que, por decisión de la organización, se inspiraron para realizar sus obras en un único tema dedicado a Rincones de Tafalla, al quedar suprimida en esta edición la modalidad de Tema libre. Los participantes tuvieron que realizar sus trabajos dentro de un circuito urbano delimitado por la organización en el que se incluían las calles más céntricas de la localidad.

El certamen dio comienzo a las 10 de la mañana y los participantes tuvieron de tiempo hasta las 18.00 horas para poder realizar sus trabajos. A partir de ese momento es cuando se reunieron los miembros del jurado calificador para seleccionar las obras finalistas y posteriormente, de entre ellas las tres obras que resultaron premiadas.

El jurado calificador estuvo integrado en esta ocasión por pintores y críticos de arte de prestigio como Salvador Martín Cruz, Tomás Sobrino, Javier Zudaire y Leire Olkotz. Las tres obras premiadas pasarán a ser propiedad de la Orden del Cuto Divino que a su vez las cederá al Ayuntamiento de Tafalla para que puedan ser colocadas de un modo permanente en salas y pasillos de las diferentes dependencias municipales. Todas las obras presentadas se mostrarán al público en la sala de Exposiciones del Centro Cultural Tafalla Kulturgunea en una muestra que se abrirá mañana martes y que permanecerá abierta hasta el próximo día 20 de este mes de junio. En el momento de la entrega de los premios, que se realizó en el kiosco de la plaza de Navarra, cuando eran cerca de las siete de la tarde, se dieron cita varios de los miembros del Gran Consejo de la Orden del Cuto Divino, encabezados por el Gran Maestre, Jesús Mari Ibáñez, y el escribano, Alfredo Ansa, entre otros.