Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La corrupción del PP y Catalunya llevan a Rajoy a una moción clave para la izquierda

Iglesias se presentará como alternativa a los escándalos del PP y su incapacidad para pactar soluciones al referéndum catalán

Rajoy se plantea un golpe de efecto con una intervención sorpresa que evidencie el fracaso de la iniciativa y enfrente a PSOE y Podemos

Martes, 13 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:07h

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en el Congreso.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en el Congreso. (EFE)

Galería Noticia

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en el Congreso.

pamplona- El líder de Podemos, Pablo Iglesias, afronta hoy uno de los mayores retos para un dirigente político con el debate de la moción de censura contra Mariano Rajoy, que, aunque no saldrá adelante, puede reforzarle -como pretende- como la alternativa real o pasarle factura y desgastar su liderazgo. Podemos y el resto de partidos de oposición, golpearán en los puntos débiles del Gobierno: la corrupción, las puertas giratorias, el desafecto de Catalunya, los recortes que penalizan a los más desfavorecidos y la amnistía fiscal que ha tumbado el Tribunal Constitucional.

Sea cual sea el balance final, la moción de censura de Unidos Podemos entrará en la historia por ser la tercera de la democracia, y Pablo Iglesias como el tercer candidato alternativo que contrapone su programa al del Gobierno. Consciente del rechazo de la iniciativa en el Parlamento, confía en que su moción de censura tenga un desenlace similar a la que en 1980 presentó contra Adolfo Suárez el socialista Felipe González, quien perdió la votación pero ganó poco después las elecciones. Incluso en que, en último caso, pueda ser el precedente de otra en la que, esta vez sí, con el apoyo de PSOE, logre tumbar el Gobierno de Rajoy.

Por eso, hoy se esforzará en ofrecer una imagen solvente, presidenciable y de madurez con un programa de Gobierno que no será, según dijo, el de Unidos Podemos, sino con el que quiere tender la mano a sectores sociales más amplios. Un programa que incluye una batería de propuestas anticorrupción, un paquete de medidas económicas inspiradas en el modelo portugués y un proyecto plurinacional con una apuesta por un referéndum pactado y con garantías para Catalunya.

Iglesias piensa exhibir también la gestión de los ayuntamientos del cambio como ejemplo de eficacia en el Gobierno y lo hará con la atención desde la tribuna de los representes de esos municipios donde gobierna Podemos. No asistirá la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, pero sí estarán los alcaldes de Cádiz, el anticapitalista José María Gónzalez Kichi;los de Santiago de Compostela (Martiño Noriega);A Coruña (Xulio Ferreiro) y Ferrol (Jorge Suárez).

El líder de Podemos lleva semanas preparando su discurso con aportaciones de expertos en distintas materias, y ayer pasó el día en su casa, sólo, concentrado y repasando los últimos detalles de su intervención, para la que no tiene límite de tiempo. Llevará escrito buena parte del discurso, en especial la parte de las medidas programáticas, pero su intención es poder despegarse y dejar margen a la improvisación parlamentaria a lo largo de su intervención, que podría durar hasta dos horas, señalan desde la dirección.

réplicasNo será Iglesias, no obstante, quien abra el debate a las nueve de la mañana, sino la portavoz de Unidos Podemos, Irene Montero, que se encargará de justificar los motivos para la presentación de la moción. Sobre Montero recaerá la labor más dura de denuncia de la corrupción del PP y los reproches contra el Gobierno de Rajoy que Unidos Podemos asegura que está “parasitando las instituciones”. Montero tampoco tiene límite de tiempo. Calculan en su partido que su discurso podría alargarse más de hora y media, y se prepara incluso ante la posibilidad de que la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, le dé la réplica. Un escenario en el que Podemos se sitúa con ciertos temores dado el dominio que la vicepresidenta ha demostrado en sus duelos parlamentarios con Montero.

El grupo parlamentario no descarta que Iglesias tenga que enfrentarse con medio Ejecutivo si varios ministros piden la palabra;o incluso que el PP intente darle la vuelta al debate con acusaciones y mentiras sobre Podemos, como creen que ocurrió en la moción de censura contra la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes.

Iglesias y Montero no serán los únicos de su grupo en intervenir. También lo harán los portavoces de sus confluencias en el turno de 30 minutos que tienen los grupos para fijar posición y que se repartirán -diez minutos cada uno- entre el líder de IU, Alberto Garzón;el de En Comú Podem, Xavier Domènech;y el de En Marea, Antón Gómez-Reino.

Garzón aprovechará para reivindicar el papel de IU en el caso Bárcenas y centrará su intervención en denunciar las estructuras de corrupción desplegadas por el PP. De Domènech se espera una intervención más centrada en la cuestión territorial y el debate soberanista en Catalunya, mientras que Gómez-Reino intercalará en su discurso la corrupción, la desigualdad y la plurinacionalidad, con una parte dedicada a Galicia.

El Gobierno guardaba con celo quién será la persona que replique a Iglesias. Todas las miradas apuntaban a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, pero también podría intervenir el propio Rajoy. Algo que ansía Podemos para elevar el perfil del debate y relanzar la figura de su candidato con un cara a cara con el jefe del Ejecutivo. En Génova apuestan por que subirá a la tribuna para “triturar” al líder de Podemos.

El desenlace del debate está abierto, pero no así la votación. La moción de censura cuenta prácticamente seguros con 82 votos a favor (los 67 de su grupo, 9 de ERC, 4 de Compromìs y 2 de EH-Bildu). Los votos en contra pueden llegar a 170, contando los 134 del PP, 32 de Ciudadanos, dos de UPN, uno de Foro Asturias y uno de Coalición Canaria. Y en las abstenciones se situarán los 84 diputados socialistas - el Grupo Socialista asumió ayer sin rechistar la decisión adoptada por el líder del partido, Pedro Sánchez, de abstenerse-, ocho de PDeCAT, cinco del PNV y uno más de Nueva Canarias, en total 98. - D.N.

la guía

Debate: una o dos jornadas. El debate comienza a las 9.00 horas pero se desconoce si durará uno o dos días. La intención de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, siempre ha sido acotarlo a una sola jornada, no obstante, si se compara con otros formatos similares -como una investidura-, es previsible que haya que continuar también el miércoles. Al final del debate es cuando se vota y solo vale la mayoría absoluta, es decir, el apoyo de al menos 176 diputados

Candidato: Iglesias. En la iniciativa presentada por Unidos Podemos, el candidato que se propone para ser el nuevo presidente del Gobierno es Pablo Iglesias. Así que el secretario general de Podemos tiene la obligación de dirigirse a la Cámara para buscar su respaldo, aunque ya sabe que no lo tendrá.

Defensa de la moción. El debate arranca con dos discursos, el primero tiene por objeto la defensa de los motivos de justifican la moción de censura y corre a cargo de la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero. A continuación, Iglesias subirá a la tribuna para hacer un discurso en calidad de candidato a la Presidencia. Ninguno de los dos tendrá límite de tiempo, pero entre ambos pueden superar las dos horas.

Baza del Gobierno. El Gobierno también tiene sus armas para defenderse, la mejor es la capacidad de intervenir en cualquier momento del debate sin límite de tiempo y con cualquiera de sus miembros: el presidente, la vicepresidenta o un ministro. Eso sí, luego el candidato a la Presidencia tiene el derecho a responder.

Los grupos. Superada la primera fase del debate, la segunda viene marcada por la intervención de los grupos parlamentarios, que intervendrán de mayor a menor PP, PSOE, Unidos Podemos, Ciudadanos, ERC, PNV y Grupo Mixto. Este último debe repartir el tiempo entre siete partidos.

Sin el líder de la oposición. El debate de la moción de censura plantea una anomalía muy llamativa que condiciona una parte sustancial del mismo. El líder de la oposición y del PSOE, Pedro Sánchez, no podrá intervenir porque no es diputado. Así que tendrá que hablar por boca del portavoz socialista, José Luis Ábalos. Se espera que su sombra planee durante una parte del debate pues se cree que Podemos hará referencias al PSOE para trabajar en el futuro por una nueva moción que, entonces sí, haga caer a Rajoy.

la sesión

Invitada hasta la madre de iglesias

Ayuntamientos del cambio. Unidos Podemos quiere que la moción de censura tenga el mayor eco posible más allá de las paredes del Congreso y, por ello, ha invitado a numerosos representantes de la sociedad civil, de los ayuntamientos en los que gobiernan con candidaturas de unidad popular, y a dirigentes de los partidos que conforman el grupo confederal para seguir el debate. También acudirá la presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez, y no faltará Maria Luisa Turrión, la madre de Pablo Iglesias.