Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

UPN, PSN y PPN utilizan las infraestructuras que paralizaron para dividir al cuatripartito

Urgen al Gobierno a firmar el convenio para el TAP y a cerrar la segunda fase del Canal, mientras EH Bildu, Podemos e I-E esperan que el Ejecutivo recapacite y no ocultan las diferencias de criterio

Javier Encinas - Martes, 13 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Beltrán (PPN) y Chivite (PSN), en los pasillos del Parlamento, seguidas de Pérez (Podemos), Esparza (UPN) y Martínez (Geroa Bai).

Beltrán (PPN) y Chivite (PSN), en los pasillos del Parlamento, seguidas de Pérez (Podemos), Esparza (UPN) y Martínez (Geroa Bai). (Foto: J. Bergasa)

Galería Noticia

  • Beltrán (PPN) y Chivite (PSN), en los pasillos del Parlamento, seguidas de Pérez (Podemos), Esparza (UPN) y Martínez (Geroa Bai).

PAMPLONa- UPN, PSN y PPN han encontrado en el Tren de Altas Prestaciones (TAP) y el Canal de Navarra, las dos infraestructuras que los gobiernos de estos partidos paralizaron en 2012, un filón para tratar de dividir a las fuerzas del cambio y erosionar al Gobierno que estas sostienen.

Los argumentos empleados por estas formaciones son de sobra conocidos. Consideran que las obras son sinónimo de desarrollo y las defienden sin detenerse a valorar si su dimensión se corresponde con las necesidades reales de la Comunidad Foral y sin dar importancia al coste económico. Más bien al contrario, entienden que cuanto mayor sea la inversión, mejor.

Llama la atención sobre todo la “preocupación” expresada ayer por la presidenta del PPN, Ana Beltrán, en torno a la segunda fase del Canal de Navarra. El proyecto, ya puesto en marcha por el actual Gobierno foral, se encuentra ahora en el periodo de consultas entre los regantes, ya que son ellos quienes tienen la última palabra. Sin embargo, Beltrán anunció que previsiblemente mañana se reunirá en Madrid con la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, para pedir al Gobierno de España que “tome cartas en el asunto”. Una afirmación que roza el sinsentido, ya que el Ejecutivo foral se ha encargado de impulsar el proyecto que se encontró parado, salvo que lo que busque Beltrán sea una foto y presencia en los medios.

En esta ofensiva en demanda de infraestructuras, donde el rigor en los plazos y en los gastos queda en un segundo plano, el tripartito de la oposición va de la mano.

“El Gobierno de Navarra tendrá que decidir si apuesta por el TAP o por hacer caso a sus socios;si está con el desarrollo en Navarra o con quienes están por el boicot permanente”, manifestó el ayer de nuevo portavoz de UPN, Carlos García Adanero. El regionalista añadió que su partido no escatimará esfuerzos para una obra que considera “fundamental”. También se posicionó a favor del Canal, “una obra que hay que llevar adelante”, dijo Adanero, que es justo lo que está haciendo el Gobierno.

“El Gobierno tendrá que decidir si está con el desarrollo o con quienes están por el boicot”

carlos garcía adanero

Parlamentario de UPN

“Es deseable la firma del convenio;entendemos que UPN y PP han venido a nuestras posici

En la misma línea, María Chivite (PSN) instó al Gobierno foral a que firme el convenio para el TAP “buscando apoyos fuera del cuatripartito” y que apueste por el Canal “con mirada para más de cien años” y tras entender que el proyecto de llevar agua por una tubería “no es suficiente”.

apoyo sin fisuras al canalLas críticas por los ritmos que lleva al Canal sorprendieron al cuatripartito. Koldo Martínez (Geroa Bai) recordó que su reimpulso se está haciendo “dando voz a los regantes”, que son quienes “van a financiar la obra” y porque “la participación es señal de identidad de este Gobierno”.

Desde EH Bildu, Adolfo Araiz dijo que están “sorprendidos y perplejos” por la situación creada, subrayó que “la puesta en funcionamiento de la segunda fase del Canal no admite dudas” y recordó que “es escasa la demanda” de los regantes a este proyecto.

En cuanto al TAP, los pronunciamientos de las fuerzas del cambio siguieron la línea ya conocida. Koldo Martínez señaló que es “deseable la firma del convenio, sobre todo cuando entendemos que PP y UPN han venido a nuestras posiciones de que el tren tiene que ser para pasajeros y mercancías y dentro del corredor Cantábrico-Mediterráneo”.

Araiz, en cambio, reconoció que las diferencias con Geroa Bai “son cada vez más importantes”. Advirtió de que “si el Gobierno opta por el convenio generará una crisis”, si bien confió en que “eso no se produzca”.

Podemos no aludió ayer a esta insfraesctructura, pero su secretario general, Eduardo Santos, también habló, en la entrevista que publicó el domingo este periódico, de que “firmar el convenio de espaldas a sus socios supondría una crisis de gobierno”. Y Marisa de Simón (Izquierda-Ezkerra) reiteró que el Gobierno foral “no tiene por qué firmar” el convenio con el Estado para el TAP y le pidió que recapacite.

Herramientas de Contenido