Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El traslado de las recuperaciones de Secundaria a junio genera debate entre familias y docentes

ADI pidió el cambio y defiende el tiempo inmediato de repaso
Apymas exigen más claridad en la oferta de los institutos al final del curso
Educación quiere dejar clara la flexibilidad del horario

G. Montañés | Mikel Saiz - Martes, 13 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Un estudiante escribe en una pizarra durante una clase de Alemán.

Un estudiante escribe en una pizarra durante una clase de Alemán. (MIKEL SAIZ)

Galería Noticia

Un estudiante escribe en una pizarra durante una clase de Alemán.

pamplona- El traslado de todas las recuperaciones de Secundaria a junio ha supuesto un cambio en esta recta final del curso que genera debate entre profesorado y apymas en torno a dos temas: la cuestión de fondo, si el alumnado que afronta esos exámenes extraordinarios tiene tiempo suficiente para prepararlos sin el verano de por medio;y la mera organización de las clases, que obliga a ofrecer sesiones de refuerzo para el alumnado con materias pendientes y otro tipo de actividades (pero sin avanzar en el currículo) para estudiantes con todo aprobado, porque el periodo lectivo continúa hasta este viernes, 16 de junio. Este cambio genera dudas entre algunas federaciones, otras critican que hay un “caos” organizativo y la asociación de directoras y directores de instituto (ADI) defiende que se trata del primer año con esta medida y que hay que darle un margen.

ADI propuso esta medida, y el departamento foral de Educación anunció hace un año que este año se extendería el cambio de septiembre a junio, que ya funcionaba en 2º de Bachiller y en Formación Profesional, a toda la ESO y 1º de Bachiller. El presidente de la federación de asociaciones de directivos de centros educativos públicos (Fedadi) y vicepresidente de ADI, Alberto Arriazu, defendió que la clave de esa modificación será ver si se mejoran los resultados del alumnado con materias suspendidas. “Si van a clase todos los días, serán 42 horas de repaso, con consultas a profesores y zonas de estudio. Y el resto tendrán actividades educativas de otro tipo, como musicales, deportivas... Pero eso depende de los recursos de cada centro”, apunta el director del IES Navarro Villoslada, que estos días ofrece por ejemplo ensayos musicales en su salón de actos.

Entre las familias, diferentes federaciones de asociaciones coinciden en que esta situación ha generado “inquietud”. Herrikoa, por ejemplo, reúne ahora información entre sus apymas sobre cómo se han organizado los centros de cara a estas jornadas. No en vano, el pasado día 7 ya se entregaron las notas y, por lo tanto, hasta el 16 se desarrollan las horas de clase con alumnado que ya sabe que ha aprobado todo y con otros que se juegan recuperar asignaturas e, incluso, pasar de curso. Este periodo se desarrolla hasta el viernes, cuando termina el calendario antes de los exámenes de recuperación de los días 19 y 20. De ahí que la federación lamente que falten unas “instrucciones claras” por parte de Educación sobre qué ofertar al alumnado con todo aprobado, según apunta el secretario técnico de la entidad, Pedro Rascón.

“ha faltado que se regule” La presidenta de la federación de apymas British-PAI (Programa de Aprendizaje en Inglés), Anabel Ávila, cree que este periodo está siendo un “caos”. “La casuística es muy variada. Nos hubiera gustado que se regulara”, apunta, ya que por ejemplo hay centros que han pedido a padres y madres que dejen claro por escrito (así lo ha hecho, por ejemplo, el IES Berriozar BHI) si no exigen a sus hijos o hijas con todo aprobado acudir a clase durante esos días de repaso. Es decir, que adelantan las vacaciones.

Desde ADI, la presidenta y directora del IES Zizur BHI, Camino Bueno, matiza que hay centros que defienden “su autonomía” para organizar estos días de repaso, y otros que prefieren unas instrucciones más claras. El director general de Educación, Roberto Pérez, por su parte, anunció ayer que se analizará si dar unas referencias más claras de cara al próximo mes de septiembre, sobre qué ofrecer al alumnado con todo aprobado, y aclarar que durante esta fase final se pueden modificar los horarios para, por ejemplo, poder juntar grupos u ofrecer otro tipo de actividades. Una de las claves será comprobar qué actos son los que más alumnado con todo aprobado siguen llevando a clase.

los resultados, a estudioEn cuanto al funcionamiento del curso, desde la asociación vinculada a la educación en euskera Sortzen Sergio Iribarren reconoce que un motivo de preocupación para los y las docentes es que el calendario para dar clase era “más ajustado” (el próximo curso, de hecho, adelanta su inicio a entre los días 4 y 6 de septiembre). Y desde la federación católica de padres de alumnos, Concapa Navarra, su presidente, Pedro Baile, muestra abiertamente su “escepticismo” sobre el cambio: “Si un estudiante ha suspendido y se vuelve a examinar a los 10 o 15 días, no sé si tiene tiempo a cambiar la situación. Lo veremos”.