Poesía en Anfas

Inma Biurrun - Miércoles, 14 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Siempre se ha dicho que la poesía es un género minoritario, pero cuando ésta obedece a una experiencia universal, el lenguaje poético llega a quien por su sensibilidad e intensas experiencias se convierte en un excelente receptor. Así lo pienso cuando veo que la poesía tiene cabida y se cultiva y fructifica en un medio muy especial, como es éste de Anfas. Aquí nos acercamos a la poesía y disfrutamos de ella.

Las personas que participan en este taller comentan los poemas, eligen aquellos que más les gustan, dando a conocer sus criterios y razones, y disfrutan recitándolos. Otras veces se convierten en poetas. ¡Cuántas veces se identifican y se proyectan en alguno de los poemas que han descubierto y elegido! En algún caso, sintiendo aliviada la tristeza de ese día, al leer lo que el poeta Ángel González dice en su poema: “Todos ustedes parecen felices”.

En este taller de poesía, aun sin pretenderlo, se habla de sentimientos y de la discapacidad de la que sus integrantes son muy conscientes, y en el transcurso de esta puesta en común, una de las participantes cuenta lo que su madre tantas veces le ha dicho: que mientras ella lloraba, su hija le regalaba sonrisas. Y esto también es poesía. Comentan acerca de lo que les ha sido negado por su discapacidad. Hay quien se emociona al decirnos que no pudo acceder al mundo cultural que tanto le habría gustado. Allí están todos para animarle, porque la solidaridad y el respeto se palpa en este grupo, pero después hablamos de aquello que pese a sus limitaciones pueden disfrutar. ¡Y son tantas cosas! Un bello amanecer, el aroma de la lavanda en flor, un paseo siguiendo el curso del río…, así seguimos haciendo poesía porque su sensibilidad es grande.

Hay quien se entusiasma al escuchar en clase el poema Vida de José Hierro, en el que se dice que “Todo es nada” y “qué más da, si después de todo, todo no es más que nada”. Y ¡qué bien le viene escuchar precisamente hoy esto a quien elige este poema para recitarlo!

Por otro lado, hay quien se afana en conseguir ser expresiva y que ese poema que está preparando para el recital transmita sentimiento, y no falta en el grupo quien ya pronto se ve firmando autógrafos después de la experiencia de recitar junto a los demás componentes por los escenarios. Un pequeño mundo donde la ilusión se palpa y se transmite.

Yo no tengo más que agradecer a José Luis Allo, vicepresidente del Ateneo Navarro, a Isabel Hualde, poeta del grupo de poesía Ángel Urrutia al que yo también pertenezco, y a Anfas, el haber tenido la iniciativa de crear este taller y haberme ofrecido la ocasión de trabajar y disfrutar en este ámbito, y por supuesto a los seis componentes del grupo: Bárbara, Victorio, María Jesús, Isabel, Sara e Isabel.

Os ofreceremos una muestra de ello mañana a las 19.30 en la Casa de la Juventud. C/ Sangüesa nº 30.