Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
la imagen del vídeo aclara los hechos

Absuelto de pegar a un agente cuando se ocupaba un local en el paseo Sarasate de Pamplona

La Fiscalía le reclamaba 15 meses de prisión por dar un puñetazo a un policía, pero el juez dice que en un vídeo se muestra que el agresor es otro joven

Enrique Conde - Miércoles, 14 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Concentración en favor de los acusados de la ocupación.

Concentración en favor de los acusados de la ocupación. (D.N.)

Galería Noticia

Concentración en favor de los acusados de la ocupación.

pamplona- El titular del Juzgado de lo Penal número 2 de Pamplona ha absuelto a un hombre, Jesús Eugenio V.E., del delito de atentado que le imputaba la Fiscalía y por el que le pedía 15 meses de prisión. Le acusaba de dar un puñetazo en la cabeza a un agente que formaba parte del dispositivo policial de desalojo de los okupas, que entraron a un inmueble del paseo Sarasate de la capital. El acusado ni siquiera participaba en la ocupación sino que, según declaró, se acercó el lugar al ver el jaleo y criticó que la Policía había actuado con violencia y que le dieron un porrazo en la mano. A la vista de las imágenes de vídeo que fueron grabadas en el lugar, el juez considera que el acusado no es el responsable de la acción y no fue el joven que golpeó por detrás a un agente de la Policía Municipal y le causó un traumatismo craneoencefálico.

El juez desvirtúa así el testimonio de uno de los compañeros del agredido que manifestó que, a su juicio, el acusado era el autor del puñetazo y le reconoció porque iba acompañado de dos chicas y, tras el golpe, decía que se quejaba de dolor en la mano. De hecho, el acusado fue atendido de una leve inflamación en los nudillos de su mano derecha. El magistrado recuerda que de los cinco policías que depusieron en la vista oral, cuatro de ellos, incluida la víctima, no pudieron precisar quién fue el autor del puñetazo. Sí lo hizo otro agente que fue el que comunicó en aquel momento a sus compañeros que el acusado había dado un puñetazo y, por eso, se le detuvo cuando abandonaba el paseo.

Sin embargo, dice el magistrado, “concurren otras circunstancias que hacen surgir en la mente del juzgador una duda racional sobre la veracidad de la identificación”. La primera es que las dos amigas que acompañaban al procesado declararon que no vieron que golpeara a nadie. La segunda, según la lógica deductiva, obedece a que si el agente recibió el puñetazo por detrás y en el lado izquierdo de la cabeza, como él ha relatado, el agresor debió de propinar el golpe con su puño izquierdo, siendo así que el acusado tenía inflamada la mano.

LA APORTACIÓN DEL VÍDEOLa tercera circunstancia “es la más decisiva” y se trata de la prueba documental aportada por la defensa al comienzo de la vista oral, que sirve para absolver al acusado. La Policía Municipal continuó investigando y efectuando un detallado estudio de todas las imágenes fotográficas y de vídeo que pudieron obtener de cámaras, pero dicho estudio no fue aportado a la presente causa “ni por la Policía ni por el juzgado instructor, pese a su importancia para el esclarecimiento de los hechos aquí enjuiciados”. Tras su visionado, se concluye, con apoyo de varias capturas de vídeo, que el agente recibió un puñetazo a la altura de la sien “de un joven que lleva pelo con rastas y gorra de color negro y motivos rojos y viste una sudadera de Kortatu, pantalón pirata y deportivas. Se puede apreciar claramente que no es el acusado, que aparece en otra captura. La descripción del golpe propinado por ese joven con rastas indica, con certeza rayana en el 100%, que es el golpe descrito en la acusación de Fiscal, pues ni la víctima ni ningún testigo han declarado que recibiera más de un puñetazo”, zanja el juez.