El Gobierno, a la espera del desalojo del CIL de Lekaroz

Aspace necesita ocuparlo cuanto antes para iniciar sus actividades en julio

Miércoles, 14 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

pamplona- El Gobierno de Navarra está a la espera de que la juez de guardia ordene el desalojo cautelar de las personas que desde finales de mayo okupan el edificio del Centro de Inmersión Lingüística (CIL) de Lekaroz para que pueda entrar a desarrollar sus actividades la asociación de ayuda a la parálisis cerebral Aspace. Después de varias entrevistas con los jóvenes que no cristalizaron en ningún acuerdo, Nasuvinsa, propietaria del inmueble, presentó el viernes en el Juzgado una demanda de desahucio y solicitó el desalojo cautelar.

A lo largo de la semana pasada responsables de Nasuvinsa mantuvieron varios contactos con los jóvenes que entraron en el edificio. Entre las posibles soluciones se puso sobre la mesa la posibilidad de que estas personas pudieran compartir con Aspace parte del edificio para sus actividades, pero ellos insistieron en que querían mantener como vivienda habitual once de las 48 habitaciones del centro, algo inasumible para el Gobierno.

Por otra parte, el jueves se firmó el convenio para la utilización del edificio por la asociación Aspace, que incluye diferentes actividades. Así, a primeros de julio la asociación tiene previsto comenzar con las dos primeras, unos campamentos de verano con chavales discapacitados y unos programas de inmersión lingüísticas en varios idiomas. La necesidad de contar con el edificio es apremiante ya que Aspace ha contratado a una empresa para acondicionar los locales antes de iniciar las actividades.

El Gobierno de Navarra construyó el edificio como Centro de Inmersión Lingüística dentro del Campus creado en los terrenos que ocupaba el antiguo Colegio de Lekaroz de los Padres Capuchinos. El inmueble fue alquilado dos veces a otras tantas empresas de enseñanza de idiomas, aunque ninguna de ellas inició su actividad. Así, el edificio ha estado siempre vacío, lo que los okupas del colectivo Abeltegia consideran “vergonzoso” teniendo en cuenta “las dificultades que tenemos muchos jóvenes para poder vivir en una vivienda digna”, señalaron en un comunicado tras la ocupación. - D.N.