Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

vecinos

La música como arma

La cantautora Paulantropía lleva un año luchando con sus letras contra lo que considera injusto

Compone y viaja sola a donde la contraten para intentar concienciar sobre la igualdad de género

Ana Lumbreras - Miércoles, 14 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Paula Berrueza, con su guitarra en el paseo de Los Llanos de Estella-Lizarra, uno de los lugares que suele frecuentar en verano para relajarse y tocar.

Paula Berrueza, con su guitarra en el paseo de Los Llanos de Estella-Lizarra, uno de los lugares que suele frecuentar en verano para relajarse y tocar.

Galería Noticia

  • Paula Berrueza, con su guitarra en el paseo de Los Llanos de Estella-Lizarra, uno de los lugares que suele frecuentar en verano para relajarse y tocar.

“Intento utilizar mi cuerpo como caja de resonancia de mis emociones” paula berrueza

ESTELLA-LIZARRA- Armada únicamente de una guitarra, su voz y ganas de cambiar el mundo, la cantautora de Estella Paula Berrueza Sádaba, conocida como Paulantropía, ya ha cumplido su primer año en el mundo de la música. Con solo 18 años, ya ha recorrido muchos pueblos y ciudades de Navarra (Pamplona, Estella, Lodosa, Eraul...) y de la CAV (Mondragón, Bilbao, Santurce, Maeztu...), pero también se ha desplazado a Logroño e incluso a Zaragoza.

Esta joven cantautora aprovecha la música para luchar contra lo que cree injusto. “No puedo saber que ocurre algo y quedarme parada, al menos intento concienciar con mis letras”, explica. Desde sus comienzos, trata de combatir principalmente la desigualdad de género. “Es una situación que vivo en primera persona y me llega más;por eso, fue de lo primero de lo que me di cuenta que estaba mal”, añade. No obstante, con sus letras intenta denunciar todo tipo de discriminaciones o conductas que considera injustas como la gente que vive en la calle, el rechazo a los que no tienen un género definido, la generalización del heteropatriarcado, etc.

Vive intensamente cada acontecimiento y cualquier evento puntual puede ser su fuente de inspiración: un día especial como el 8 de marzo o las violaciones ocurridas en Alemania en plena Nochevieja. Admite que necesita “la rabia de ese momento” para expresar todo lo que piensa. Pero no siempre protesta, también habla de sus sentimientos y se vacía interiormente. Considera que eso es lo básico para ser cantautora: guiarse por sus emociones a la hora de escribir y sacar algo que tienes dentro.

En su biografía deTwitter dice: “Intento utilizar mi cuerpo como caja de resonancia de mis emociones, vamos, que soy cantautora”. Frase inspirada en la canción Otoño y octubre de Liberando el Corazón. Así, sus canciones reflejan quién es y cuáles son sus valores. “Me declaro luchadora de lo que me parece injusto;lo que me afecte a mí, a la que tengo al lado o a cualquiera”. Por eso, su nombre artístico (Paulantropía), contiene su nombre de pila (Paula). “No quiero separarme de mi nombre de pila porque las canciones las toco desde mi punto de vista, toco lo que siento y pienso. No soy Paula y aparte la cantautora, sino Paula la cantautora”.

La letra puede ser un arma muy poderosa, y ella es consciente de ello, sobre todo cuando toca en la calle. La gente pasa por casualidad y no se espera ese tipo de canciones con letras reivindicativas: “suelen pararse a escuchar y, una vez, tocando en Bilbao, se acercaron dos personas de cerca de 40 años diciéndome la razón que tenía, sorprendidos de no haberse dado cuenta antes”.

Por otro lado, también colabora en la lucha feminista en el colectivo de Estella-Lizarra Patriahorkado. Están centradas en organizar actividades y hacer que la ciudad participe. Han hecho fiestas, comidas y cenas, conciertos, charlas etc. También tratan de controlar el ambiente festivo de la ciudad para que la mujer se pueda sentir segura. Así, en caso de percibir conductas machistas, hablan con los encargados para que se les pueda vetar la entrada y ofrecen ayuda a cualquier mujer que se haya sentido agredida. Además, hacen reuniones para formar y concienciar sobre la situación de discriminación a las mujeres.

autodidactaCreció escuchando a Chavela Vargas, cantante mexicana que, al igual que ella, se valía de su guitarra y su voz. Fue un personaje que iba a contracorriente: vestía como un hombre, fumaba, bebía y llevaba pistola. Con siete años comenzó a tocar la guitarra en una escuela de música, pero lo dejó con nueve porque lo que le apasionaba era probar, sacar sus propias canciones y tocar lo que le gustaba. Hacía oídos sordos a lo que sus profesores le mandaban tocar y dejó la escuela. Con ello, la guitarra quedó a un lado pero su pasión volvió en la preadolescencia, cuando la retomó por su cuenta. Con la vuelta de la guitarra, empezó a componer.

Su primer concierto fue en Estella el 8 de marzo de 2016, Día de la Mujer Trabajadora, a petición de la Asamblea de Mujeres. Admite que al principio pasó momentos difíciles y nervios antes de los conciertos. “La primera vez casi huyo y la segunda desaparecí 20 minutos antes de que empezase”, pero hoy en día se ve incapaz de dejarlo. Los conciertos son lo que le “enciende el alma”. Lo que le mueve a seguir es ver cómo la gente se entrega e interactúa con ella. Busca cercanía. “No quiero llegar a ser ese tipo de cantante que no habla con el público. En un concierto no estás sola, es una conexión entre los que te escuchan y tú”, defiende.

Además de los conciertos, sube todos los jueves una canción a su canal de Youtube para darse a conocer y ofrecer su música. Con tanta actividad, este año ha pasado muy rápido y espera que el ritmo continúe. Adelanta que “el verano viene muy potente”. El futuro es incierto, pero si hay algo que tiene claro es que le gustaría “seguir con esto mucho tiempo sin cansarme;si lo dejo, sentiría que he perdido”.

Herramientas de Contenido