Prevista una excavación arqueológica en el Fuerte de San Juan en Arandigoyen

Fue levantado por el bando carlista para defender Estella a finales de la Tercera Guerra (1875-1876)

R. Usúa - Miércoles, 14 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Parte de la estructura del Fuerte de San Juan, cubierto por la maleza.

Parte de la estructura del Fuerte de San Juan, cubierto por la maleza. (D.N.)

Galería Noticia

Parte de la estructura del Fuerte de San Juan, cubierto por la maleza.

yerri- El Ayuntamiento del Valle de Yerri, con el apoyo de la Fundación Caja Navarra, va a financiar una excavación arqueológica en el conocido como Fuerte de San Juan, en el Concejo de Arandigoyen. Se trata de una estructura que fue levantada por el bando carlista para la defensa de Estella, que se utilizó a finales de la 3ª Guerra Carlista (1875-1876) y de la que los expertos desconocen todavía muchos detalles.

La intervención, -que dará comienzo el próximo lunes día 19 de junio y que se prolongará durante dos semanas-, la va a realizar el Grupo de Investigación en Patrimonio Construido de la Universidad del País Vasco (UPV-EHU), que ya lideró también los trabajos realizados hace un año en el Fuerte liberal de la Princesa de Asturias, muy cerca de allí, en Monte Esquinza.

Como entonces, el coordinador de los trabajos será el estellés Iván Roldán, historiador que realiza una tesis sobre el Carlismo en la zona de Tierra Estella. Así mismo, y como sucedió en el caso de Villatuerta, piden la colaboración de los voluntarios que puedan estar interesados (inscripciones en el correo ivan.roldan@ehu.eus o en el teléfono 679 557615).

poca documentaciónTal y como explicó Roldán, la intervención en este Fuerte de San Juan será similar a la de hace un año. “Somos el mismo equipo de investigación y buscaremos básicamente lo mismo, aunque ahora al otro lado del frente. De hecho, las cronologías de ambos son las mismas: finales de la Tercera Guerra”.

Comparándolos, asegura que el de Arandigoyen es un fuerte “más humilde” que el de la Princesa (que estaba compartimentado para unas 100 personas), “pero las preguntas e incógnitas arqueológicas son tal vez más interesantes en este, ya que hay poca documentación histórica, a veces se contradice... Será una intervención si cabe más valorativa y el objetivo será encontrar materiales que nos ayuden a estudiar la época”, sostiene.

Y es que, como añade Roldán, “esta vez ni siquiera contamos con un plano topográfico como teníamos hace un año, apenas tenemos nada de partida”, salvo una acuarela y una litografía del interior. De lo que sí hay constancia es de que “los carlistas pusieron mucho empeño en su fortificación”, lo que hace que sea una de los acuartelamientos más importantes de todo el conocido como Frente de Estella.

Así mismo, en el Archivo de la ciudad del Ega se conservan partidas con nombres y apellidos de ciudadanos que fueron obligados a participar en la construcción del fuerte “como trabajos forzosos”, ya que, como explica, las fuerzas carlistas no gozaban de tantos medios como las liberales.

visitas al fuerteDado que los trabajos se realizarán entre semana, la idea inicial, todavía por cerrar, es organizar el último fin de semana de junio y el primero de julio sendas visitas guiadas al fuerte para que todos los interesados puedan conocer su historia, el desarrollo de la excavación, así como observar el material que vaya saliendo, que esperan que sea abundante. En el Fuerte de la Princesa, por ejemplo, se hallaron muchísimos restos, especialmente en el foso, y todavía se está procesando. “Apareció material bélico como casquillos, balas de fusiles Remington, estopines que hablan del uso de artillería...;también botones de la Primera República, de la época de Alfonso XII, de nácar, otros de plástico...”, enumera Roldán.

Y sin olvidar otros elementos, como jarras, tazas, pequeñas copas de cristal, huesos de animales e, incluso, restos de latas de conservas, muy poco habituales en el último cuarto del siglo XIX. Como dice Roldán, una vez que acabe la intervención lo ideal sería poner en valor el fuerte organizando visitas, como ya sucede en el caso del de Villatuerta. No obstante, este tiene una dificultad añadida, ya que se encuentra en una propiedad privada.