dos años del cambio en los ayuntamientos dos años del cambio en los ayuntamientos Arturo Goldaracena Alcalde de tafalla

“Somos muchos los alcaldes y los ayuntamientos que estamos diciendo que la autonomía municipal se está yendo al carajo”

El alcalde de Tafalla, Arturo Goldaracena (EH Bildu), hace balance del ecuador de la legislatura y enumera algunas asignaturas pendientes

Ainara Izko - Miércoles, 14 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

El alcalde de Tafalla, Arturo Goldaracena, posa en su despacho.

El alcalde de Tafalla, Arturo Goldaracena, posa en su despacho. (Foto: A. Izko)

Galería Noticia

El alcalde de Tafalla, Arturo Goldaracena, posa en su despacho.

tafalla- Repasamos con el primer edil de Tafalla sus dos primeros años al frente del Consistorio.

Coincidiendo con el ecuador de la legislatura, ¿qué valoración hace? ¿Está satisfecho?

-El trabajo está siendo intenso y duro y estoy satisfecho de ello, pero no lo estoy desde el punto de vista personal, porque soy muy crítico en cuanto a lo que falta por hacer, y estar satisfecho, en ese aspecto, equivaldría a estar relajado. En ese sentido, no soy nada conformista, y soy consciente de que tenemos muchísimas cosas pendientes. El reto que asumimos hace dos años sigue ahí.

Uno de los cambios más notables se ha producido en el propio funcionamiento municipal, al promover un reparto más equitativo de las comisiones (si bien EH Bildu preside 9 de las 12, una el Grupo Municipal Socialista, otra Iniciativa por Tafalla y una tercera Izquierda-Ezkerra) y abrir la Junta Local de Gobierno al resto de grupos.

-Se ofreció entrar en todas las comisiones y en Junta Local a todos los grupos. UPN no quiso entrar en la Junta de Gobierno y al PSN, que sí quiso, ya sabemos las consecuencias que le trajo. A partir de ahí, es cierto que, con un grupo de cuatro concejales que no quiere participar y con otro que ha dejado una de las concejalías, el resto las llevamos nosotros, y la responsabilidad recae en nuestro grupo. No obstante, nos encantaría poder repartir alguna otra concejalía.

El único edil en renunciar a su cargo ha sido el socialista Juan José Martínez, que hasta marzo presidía la concejalía de Seguridad Ciudadana y Tráfico, por discrepancias con el equipo de gobierno.

-El concepto de gestionar una comisión de Juanjo y el nuestro es completamente diferente. Él pretendía que los problemas los solucionasen los técnicos y nosotros pensamos que hay que ejercer un liderazgo político, dirigiendo, orientando y priorizando temas. No se puede decir que hay argumentos políticos para su dimisión, cuando la realidad es que en ocho meses no había convocado una comisión. Ahora es IT quien la ha asumido.

¿Con respecto a la labor de oposición, considera que la relación con los ediles del resto de grupos municipales es más fluida pese a que desde UPN se le acusa continuamente de mala gestión?

-La oposición hace su trabajo, pero es muy fácil decir que algo no gusta sin plantear ningún tipo de alternativa.

Tres de los puntos más conflictivos de esta legislatura están siendo el gaztetxe, los estatutos del Santo Hospital que el TSJN dio por válidos y los garitos.

-En cuanto al gaztetxe, tenemos que conjugar esa confianza en la gente joven para que ellos se organicen y, por otra parte, la seguridad que tiene que ofrecer el Ayuntamiento a la hora de ceder un local. La juventud tiene derecho y es bueno que tenga dinámicas de autogestión. La Kolasa no es para chavales de 16 a 18 años. Su programación es, más bien, para preadolescentes, y cumple muy bien su labor. La juventud busca otra cosa. La dinámica del gaztetxe, lejos de ser sectaria, puede aglutinar a la inmensa mayoría de los jóvenes y ayudar a que la juventud se socialice, porque con los garitos estamos viendo unos niveles de aislamiento de la ciudad y entre propias cuadrillas terribles. En lo concerniente a los locales de ocio, tenemos una ordenanza que no aprobamos, en cuya votación nos abstuvimos porque nos parecía que no estaba bien, y que está generando una serie de problemas importantes. Igual tenemos que entonar el mea culpa porque no hemos sido lo suficientemente ágiles. Hace falta llevarlo a revisión y seguir tratándolo. En cuanto al Santo Hospital, considero que el resultado es ambiguo, incierto y lo único que deja claro es que el Ayuntamiento no puede tener ningún tipo de injerencia con el Hospital. No tanto porque sea una fundación privada, que nunca hemos puesto en duda la denominación legal, pero sí defendíamos que esa fundación estaba gestionada por una entidad pública.

En cuanto a la ciudadanía en general, ¿cómo cree que está percibiendo los cambios impulsados desde el Consistorio?

-Aunque no soy el más adecuado para decirlo, creo que la ciudadanía se está sintiendo con más libertad o capacidad de participar, desde el punto de vista de reivindicar sus necesidades, decir lo que está mal o bien. La gente se siente escuchada. Hemos creado una oficina de atención con una concejala que hace de enlace entre la ciudadanía y los servicios técnicos.

Este año, por primera vez en la historia, los tafalleses y las tafallesas han podido decidir el destino de 100.000 euros. ¿Está satisfecho con este proceso, en el que participaron con su voto 1.419 personas, el 15,2% del censo?

-Ha sido un éxito. Los datos demuestran que la gente agradece estos procesos. Además, se están realizando otros relacionados con la Agenda Local 21, el Plan de Cultura y Plan de Urbanismo.

¿Las obras elegidas cuándo se materializarán?

-Están incluidas en los presupuestos de 2017, y la idea es materializarlas este año.

¿El año que viene se volverá a repetir la misma fórmula?

-No tenemos claro si repetir el proceso en 2018 o si, debido a la cantidad de propuestas presentadas y a las votaciones, darlas por válidas y continuar con los siguientes proyectos más votados.

Hablando de inversiones, ¿qué otras obras importantes destacaría que se hayan acometido y cuáles les gustaría realizar antes de que finalice la legislatura?

-Las tres obras estrella han sido la reparación de la calle Martínez de Espronceda, terminar el Kulturgunea y arreglar el tejado de la plaza de toros. Las inversiones de calado que quedan se van a ejecutar probablemente a partir del año que viene, porque están incluidas en el Plan de Infraestructuras Locales (PIL). Esas obras contemplan la reparación de la zona de San Isidro y otras obras, más o menos pequeñas, que afectan a la calle Poyo, al alumbrado público o a la cubierta del Ereta. Esos proyectos nos van a absorber prácticamente toda la capacidad financiera;por eso, este año hemos decidido acometer 36 pequeños proyectos que van desde los 2.000 a los 100.000 euros y que van a permitir dotar a la Policía Municipal de un coche nuevo, adquirir una pala para la brigada, comprar bicicletas eléctricas para los municipales y los Servicios de Asistencia a Domicilio, instalar un ascensor y escaleras de evacuación en el Colegio Público o arreglar el centro de formación para crear un vivero de empresas.

Con respecto a los presupuestos, solo ha logrado el apoyo de I-E para sacarlos adelante. UPN y GMS votaron en contra e IT se abstuvo. Critican que llegan tarde, que recortan en Comercio y Turismo, que la Plantilla Orgánica puede ser recurrida…

-Cuando no se tiene nada que aportar desde el punto de vista de la concreción, vale todo a la hora de criticar. Sabemos que no es bueno aprobarlos en junio, pero ha sido algo excepcional, motivado por problemas de salud. El año pasado los aprobamos en marzo y las críticas fueron las mismas, cuando yo creo, sin embargo, que febrero y marzo son buenos meses porque tenemos los Presupuestos Generales del Estado y los de Navarra y podemos hacer un presupuesto más realista en cuanto a los ingresos. Antes eso no importaba, porque la Ley de Estabilidad Presupuestaria no se metía con los ayuntamientos, y si tenías un remanente negativo, no pasaba nada. Ahora, si eso sucede, nos cortan toda capacidad de financiación. Esto los grupos lo saben y, si hubiéramos hecho los presupuestos en noviembre, no habríamos podido incluir ninguna inversión. Asumo que el plazo de ejecución de las inversiones es menor si los apruebas en junio, pero ha sido por circunstancias excepcionales. Con respecto al Comercio, hay que decir que la partida global se ha incrementado. De la partida de 50.000 euros se han bajado 13.000 euros, pero se han incrementado 30.000 euros para obras en el Mercado. Por último, cabe subrayar que la Plantilla Orgánica de Tafalla está anticuada en cuanto a sus formas y a las nuevas necesidades que la propia Administración Electrónica, en fase de implantación, impone. Necesita de un estudio a fondo.

¿Asignaturas pendientes antes de que finalice la legislatura?

-La reorganización del Ayuntamiento, hacer una auditoría interna, definir el modelo de Policía Municipal que queremos, hacer un censo de viviendas vacías y favorecer el acceso de gente joven o con menos recursos, reivindicar la construcción de las variantes y la restauración de Recoletas, luchar por la mejora de los servicios sanitarios y para que la comarca no se quede sin tren. A otros niveles, seguiremos trabajando para que Tafalla esté cada vez más limpia y para sacar varios contratos que están caducados tanto de mantenimiento como de alumbrado o limpieza viaria.

Por último, me gustaría preguntarle sobre las multas interpuestas al Consistorio por haber permitido colocar en fiestas una pancarta pidiendo el acercamiento de los presos y refugiados vascos, por haber permitido que ondease la ikurriña (el TSJN apreció fraude de ley) y, ahora, por la denuncia interpuesta por la Delegación del Gobierno por izar la bandera republicana….

-Todas las multas que hemos tenido por temas de banderas consideramos que son una injerencia. Somos muchos los alcaldes y los ayuntamientos que estamos diciendo que la autonomía municipal se está yendo al carajo. Antes era la ikurriña, ahora también la bandera republicana... ¿Por qué? Porque se aparta de la uniformidad que ellos plantean. Nos parece impresentable. Sabemos que no tenemos capacidad para decidir si esto es una República o no, pero podemos manifestar lo que quiere la ciudadanía. ¿Por qué se puede poner la bandera arcoíris y no la republicana, que representa el homenaje a los fusilados del 36? ¿Por qué se pueden poner unos pendones de la Virgen y de San Sebastián en el balcón y eso no es ilegal aunque atenta el principio de imparcialidad de un ayuntamiento, que sabemos que por definición tiene que estar al margen de este tipo de cosas? Además, no recibimos ningún requerimiento de Delegación del Gobierno para no ponerla y ya se ondeó en 2016 y no pasó nada.

las claves

“Cuando no se tiene nada que aportar desde el punto de vista de la concreción, vale todo para criticar ”

“Todas las multas

que hemos tenido

por tema de banderas, consideramos que

son una injerencia”

“Los presupuestos participativos han

sido un éxito. Los

datos demuestran

que la gente agradece

estos procesos”

“Soy muy crítico en cuanto a lo que falta por hacer. El reto que asumimos hace dos años sigue ahí”

“La oposición hace su trabajo, pero es muy fácil decir que algo no gusta sin plantear ningún tipo de alternativa”