Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Maternidad subrogada

Eva Aranguren Arsuaga, Leire Morras Aranoa, Sara Larripa Acedo, Ester Korres Bengoetxea y Miren Aranoa Astigarraga - Jueves, 15 de Junio de 2017 - Actualizado a las 08:02h

“El cuerpo de la mujer es la última frontera del capitalismo”. Silvia Federicci, escritora y activista estadounidense.


El debate sobre la maternidad subrogada trae a primera línea esta advertencia de la feminista norteamericana, ya que plantea un dilema ético e ideológico de primer orden desde la perspectiva del feminismo y los postulados de la izquierda.

Resultan cuanto menos sorprendentes los razonamientos con los que la idea de regular esta práctica se ha colado en el debate público. Por una cuestión básica: legalizar los vientres de alquiler es dar carta de naturaleza a una nueva mercantilización y cosificación de la mujer, reduciéndola a organismo gestante e introduciendo el factor económico en una relación sustanciada en la afectividad.

En este sentido, es increíble plantear la maternidad subrogada de forma altruista, es hipócrita hacerlo, porque no se va a corresponder con la realidad, ya que el coste personal es demasiado alto. El acuerdo se producirá siempre a cambio de una transacción económica, hay que darlo por sentado. Y es evidente que los términos en que dicho acuerdo se dé van a estar condicionadas por el grado de necesidad de la mujer. No nos engañemos, las mujeres que se presten a hacer de vientres de alquiler estarán en una situación de necesidad.

Este debate tiene, por tanto, unas implicaciones éticas e ideológicas que hay que abordar. No puede ventilarse sin analizar las consecuencias físicas y sobre la salud de la mujer de un proceso de embarazo y un parto. Consecuencias siempre incómodas y dolorosas, a veces definitivas y ocasionalmente graves. Y es muy injusto obviar la relación socioeconómica de desigualdad en la que se sustentan.

Además, seamos claros: esta práctica no responde a ninguna necesidad. Porque ser padre o madre con los genes propios no es ningún derecho, es en todo caso un deseo, como bien explica en un vídeo de La Tuerka nuestra compañera de coalición Irantzu Varela. A diferencia del derecho a una vida digna, al trabajo, a la vivienda, a crecer en un entorno emocional, familiar y material adecuado… querer perpetuar los propios genes no es un derecho. En todo caso es un deseo, que además solo podrán satisfacer las clases sociales más pudientes. Es más, existen alternativas para ejercer la responsabilidad de ser padres y madres, como la inseminación o la adopción, sin necesidad de usar el cuerpo de otra persona. Ciertamente, en un sistema capitalista todo se puede comprar y vender, pero ello no significa que debamos aprobar cualquier actividad o negocio. Y es que hay quien defiende la regulación ateniéndose al principio de realidad (“ya que existe, regulémoslo”), saltándose todo debate desde el punto de vista ético y feminista. Pero, ¿que la práctica exista le da legitimidad? Nosotras creemos que no. También existen otras actividades que rechazamos ética y socialmente, como la pederastia, la explotación sexual, el maltrato, el fraude fiscal o la corrupción. El principio de realidad no es, por lo tanto, un argumento a nuestro juicio suficiente.

Desde la izquierda haríamos mejor en ocuparnos en afrontar la situación precaria de todas esas mujeres que estarían en la otra parte del contrato, las grandes olvidadas en este debate. Ellas, y las mujeres en general. Por eso reivindicamos también el análisis feminista de esta cuestión. Aprobar la maternidad subrogada es ahondar en el esquema de pensamiento patriarcal y capitalista hegemónico bajo el que vivimos. Se fundamenta en una visión patrimonial del cuerpo de la mujer, esa misma que tantos problemas nos está ocasionando en forma de sexismo, violencia de género y desigualdad. No solo tiene implicaciones desde el punto de vista de la dignidad de la persona, a la que se reduce a un mero vientre al servicio de terceros, sino que se desvincula el proceso reproductivo de toda la carga psicológico-emocional que conlleva y sus afecciones, también emotivas, en la mujer y en el vínculo con el bebé.

La maternidad subrogada representa otra forma de explotación de la mujer. Se la convierte en una especie de matrix creadora de nuevos individuos. Por eso consideramos lamentable que mientras el discurso más utilitarista se abre paso en algunas mentes de clases acomodadas y se afila el colmillo de los y las nuevas emprendedoras, la izquierda trivialice este debate, incluso lo aplauda en algunos casos, bajo la máscara de un esnobismo infantiloide.

Las abajo firmantes decimos un no rotundo a este nuevo intento de colonizar el cuerpo de la mujer. Cuando el feminismo exigía desvincular la maternidad y la reproducción de toda voluntad ajena al deseo propio de ser madre, controlado hasta entonces por el Estado y la Iglesia, lo hacía para reivindicar su derecho a ser respetada por sí misma y no en función de su rol en la sociedad. Esta fórmula de maternidad es un salto hacia atrás en esa batalla histórica porque convierte nuestro cuerpo, otra vez, en un medio de producción, en un bien patrimonial más que explotar, sometido a las leyes (y condiciones) del mercado. ¿Qué libertad se ejerce bajo los parámetros de un sistema que mercantiliza brutalmente nuestros cuerpos e incluso nuestros embarazos?

Lucharemos por que se faciliten los procesos de inseminación y los trámites para la adopción facilitando las opciones para nuevos modelos de familia, en esa reivindicación estaremos con vosotras y vosotros. Pero no nos uséis como recipientes inertes, como meras vasijas al servicio de vuestro capricho de reproducción genética. Miles de niñas y niños tienen derecho a un padre y a una madre. Dádselos.

Humanicemos la sociedad, en vez de extender la deshumanización y las cargas actuales de desigualdad e injusticia social. No admitamos someter a la mujer al rol de subsidiariedad del que todos los días luchamos por salir.

Debemos combatir todas las formas de explotación de la mujer, y esta es una más. Porque somos personas, no cuerpos. Olvidar esa dimensión esencial es rebajarnos a un materialismo extremo, es asumir nuestra cosificación bajo un capitalismo cuyo límite y frontera, decía Federicci, es el cuerpo de la mujer.

Firman este artículo: Eva Aranguren Arsuaga, Leire Morras Aranoa, Sara Larripa Acedo, Ester Korres Bengoetxea y Miren Aranoa Astigarraga

Herramientas de Contenido