Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El estudio de las ondas gravitacionales, premio Princesa de Asturias

Los físicos Rainer Weiss, Kip Thorney y Barry Barish también han sido reconocidos con este galardón

Jueves, 15 de Junio de 2017 - Actualizado a las 08:01h

Los físicos Rainer Weiss y Kip Thorne

Los físicos Rainer Weiss y Kip Thorne (Foto: Efe)

Galería Noticia

Los físicos Rainer Weiss y Kip Thorne

oviedo- El proyecto LIGO, que permitió la detección directa de las ondulaciones del espacio-tiempo anticipadas hace un siglo por Einstein con su Teoría General de la Relatividad, obtubo ayer el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica por haber dado respuesta a uno de los desafíos más importantes de la física en toda su historia.

Tres de los impulsores de este reto tecnológico de primera magnitud, los físicos estadounidenses Rainer Weiss, Kip Thorne y Barry Barish también han sido reconocidos con este galardón fallado en Oviedo, el séptimo de los ocho que anualmente concede la Fundación Princesa de Asturias.

El acta del jurado incide en que con esta distinción se reconoce tanto el talante individual como colectivo de un proyecto investigador en el que trabajan más de un millar de investigadores de un centenar de instituciones e investigaciones de 18 países y que ha permitido observar colisiones de agujeros negros muy masivos que ocurrieron hace más de mil millones de años.

La detección de ondas gravitacionales abre una nueva ventana para el estudio del universo que permitirá descubrir nuevos fenómenos y alcanzar regiones del espacio-tiempo no accesibles con las técnicas actuales.

Hasta ahora, la astronomía estaba basada en la luz, las ondas de radio o los rayos X mientras que ahora, las ondas gravitacionales (las ondulaciones que se dan en el espacio-tiempo) están llamadas a ganar terreno porque son absorbidas muy fácilmente por la materia existente, con lo que son prácticamente transparentes al universo.

Para su detección y estudio, los físicos Rainer Weiss y Kip Thorne, junto al recientemente fallecido Ronald Drever, propusieron en los años ochenta la construcción del Laboratorio de Interferometría de Ondas Gravitacionales (LIGO), observatorio que entre 1997 y 2006 estuvo dirigido por el tercer galardonado con este premio, Barry C. Barish.

Éste último fue quien impulsó hace 20 años la Colaboración Científica LIGO que ha integrado a investigadores y universidades de todo el mundo. - Efe