Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

“Me dio sueño o me despisté”

En libertad el autor del atropello mortal de Tajonar imputado por un homicidio imprudente
C.J.G.U. insistió en no ser consciente de arrollar a una moto y la juez no le atribuye por ahora la omisión de socorro

Jesús Morales - Jueves, 15 de Junio de 2017 - Actualizado a las 08:01h

Ciclomotor de Juan Carlos Resa Elorz, con daños significativos en la parte trasera y en el lateral izquierdo

Ciclomotor de Juan Carlos Resa Elorz, con daños significativos en la parte trasera y en el lateral izquierdo

Galería Noticia

Ciclomotor de Juan Carlos Resa Elorz, con daños significativos en la parte trasera y en el lateral izquierdo

PAMPLONA- La juez de guardia de Aoiz dejó ayer en libertad provisional, investigado por un delito de homicidio por imprudencia grave, al conductor que la madrugada del pasado lunes arrolló mortalmente a un motorista en la Ronda de Pamplona, entre Mutilva y Tajonar. C.J.G.U., de 39 años y al que se le ha retirado el carné de conducir, insistió en que no fue consciente de haber atropellado a una persona. “Me dio sueño o me despisté, y cuando paré mi coche y me bajé, no vi nada extraño”, declaró ayer el autor de la muerte de Juan Carlos Resa Elorz, que dio positivo de alcohol ocho horas después del suceso, tras acudir a la Policía Foral.

Durante la declaración judicial, en la que se mostró “muy arrepentido” por lo ocurrido, pidió perdón a la familia de la víctima y dijo que hará todo lo que esté en su mano para reparar el daño, según informaron desde el Tribunal Superior de Justicia de Navarra, C.J.G.U. relató que el domingo estuvo comiendo con unos amigos en Pamplona y que siguieron por la tarde de picoteo, tomando algunas copas y cervezas en diversos locales, en un número que no supo precisar. Pasadas las 4.00 horas, dijo, se desplazaron en su monovolumen hasta Sarriguren, donde vive un amigo, que fue quien condujo en ese trayecto.

Posteriormente, él se puso al volante para dirigirse a su domicilio en Zuasti y cuando llevaba “unos 5 minutos” conduciendo, notó un golpe “muy fuerte” en el vehículo, sin saber precisar en qué parte, que hizo que perdiera el control del mismo. “Me dio sueño o me despisté. Tengo un recuerdo muy confuso”, manifestó.

Instantes después detuvo la monovolumen en el arcén y se bajó para ver qué había ocurrido. “No vi nada extraño, estaba oscuro”, señaló, por lo que reanudó la marcha. Por la mañana, estableció comunicación con un amigo, policía municipal de Pamplona, para comentarle que había chocado contra algo en el recorrido hacia su casa, momento en el que dijo tener conocimiento de que se había producido el atropello mortal. Asesorado por su amigo, acudió a la Policía Foral.

LIBERTAD PROVISIONALEn el auto dictado ayer, que puede ser recurrido, la juez considera, contrariamente a lo expuesto por la fiscal, que no hay riesgo de que el investigado pueda ocultar o destruir pruebas y valoró el hecho de que se entregara voluntariamente en las dependencias policiales antes de que fuera investigado, que aceptara pasar el control de alcoholemia (dio 0,40 miligramos del alcohol por litro de aire espirado), así como que haya mostrado su voluntad de reparar el daño causado con la indemnización correspondiente.

Además, la juez ha decidido no imputarle por ahora el delito de omisión del deber de socorro, castigado con penas de 6 meses a 4 años de cárcel, al entender que, en esta fase inicial de la investigación no hay indicios de que fuera consciente de haber chocado con una moto, como el propio conductor sostiene. Sí le mantiene, sin embargo, la imputación por un delito de homicidio por imprudencia grave, para el que se prevén de 1 a 4 años de cárcel, en el que queda subsumido el delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

INVESTIGACIÓN

Sin testigos del accidente

Dinámica del atropello. El accidente que costó la vida del huartearra Juan Carlos Resa Elorz durante la madrugada del pasado lunes no fue presenciado por testigos que puedan ayudar a clarificar la dinámica del suceso u otros extremos, como la parada que el conductor sostiene que realizó tras la colisión para comprobar contra qué había chocado. Los testimonios recabados por la Policía Foral son de las personas que intervinieron a posteriori, entre ellos el alertante que se dirigía a trabajar por la Ronda de Pamplona. Los instructores del atestado también analizarán las grabaciones de las cámaras de tráfico existentes en el recorrido de la PA-30 que realizó en la madrugada del lunes C.J.G.U., quien dijo haber acudido a Sarriguren a dejar a un amigo en su casa tras estar tomando unas copas en la capital navarra y que se dirigía hacia Zuasti en el momento del siniestro. Se pretende verificar su conducción y otros detalles como la velocidad.

Últimas Noticias Multimedia