La V Transpirenaica Social y Solidaria busca la paz a su paso por el Pirineo

Zabaldika, Hiriberri, Otsagabia e Isaba se vuelcan en favor de la inclusión social de los jóvenes

Patricia Carballo - Jueves, 15 de Junio de 2017 - Actualizado a las 08:02h

El grupo disfrutó ayer de una visita guiada por Roncesvalles a cargo de Valentín Eguilaz.

El grupo disfrutó ayer de una visita guiada por Roncesvalles a cargo de Valentín Eguilaz.

Galería Noticia

El grupo disfrutó ayer de una visita guiada por Roncesvalles a cargo de Valentín Eguilaz.En la Transpirenaica se comparten valores de amistad y compañerismo.

RONCESVALLES- La V Marcha Transpirenaica Social y Solidaria que arrancó hace una semana desde el Cabo de Higuer está atravesando estos días el Pirineo navarro. Se trata de una travesía de 42 etapas que recorre 800 kilómetros en favor de la inclusión social y autonomía de jóvenes vulnerables. “La Transpirenaica es educar, acompañar, sensibilizar y abrir nuevos caminos y oportunidades de futuro a los chavales, en un entorno de montaña que nos une a todos”, explicaba Irene Zendreda, directora de este proyecto solidario y educativo en el que participan jóvenes, empresas, educadores y asociaciones. Valores como el compañerismo, la superación y la convivencia se comparten en esta experiencia, cuyo lema este año es Un mundo por la paz. “Caminamos en grupo por un mundo mejor y buscamos la paz con nosotros mismos”, añadía.

De hecho, esa paz la encontraron el martes en el albergue de Zabaldika. “Zabaldika es una experiencia de reconciliación. Intentamos encontrar un espacio que mueva a la serenidad y a la reconciliación pacíficamente”, expresaban los participantes en el Foro Social por la Paz, organizado por la anfitriona Marisol Soler. En él leyeron un manifiesto por la paz, que fue apoyado por varias asociaciones de Navarra: Fundación Ilundáin, Colegio Sagrado Corazón, SEI, Asociación Navarra Nuevo Futuro, Fundación Adsis-Santa Lucía, Fundación Ellacuría, Montañeros de Iturrama, Amics de Mumbay, Hospitaleras del Camino de Santiago y Comunidad RSCJ de Zabaldika. “Con los chavales de Ilundáin aprendimos muchísimo, fue una gran lección de vida para todos”, decía Zendrera. También para los educadores. “Los educadores creemos en las posibilidades de las personas y miramos a lo que pueden llegar a ser, no a lo que son”, reconocía San Juan.

PODER TRANSFORMADORLas emociones que viven los 300 jóvenes en situación de vulnerabilidad que participan en la Transpirenaica, les permite compartir valores y realidades que les van desarrollando a nivel personal. “El camino tiene un poder transformador, al final es el convivir de corazón a corazón y los chavales aprenden a acoger y a sentirse acogidos, se sienten personas importantes”, afirmaba el navarro Patxi San Juan, orientador escolar jubilado y participante en la Transpirenaica desde hace cuatro años. De hecho, uno de los jóvenes, Inacio Gomes, procedente de Guinea-Bissau aunque residente desde hace tres en Pamplona, contaba que nunca se había sentido tan acogido. “Nos reciben muy bien en todos los sitios. Estoy aprendiendo mucho, hay momentos que me llenan, no sé explicar qué es lo que me emociona, pero aquí tengo tiempo para pensar”, aseveraba. Ayer, tras una visita a la Colegiata de Roncesvalles, donde les recibió y les guió el sacerdote Valentín Eguílaz, partieron andando hasta Hiriberri de Aezkoa. Allí, fueron recibidos por Anabel Burusco en la Casa Rural Aguerre, que les deleitó al grupo con una barbacoa. “Estamos infinitamente agradecidos por lo bien que nos acogen cada año Anabel y Marisol, de Zabaldika”, comentaba San Juan. Hoy partirán hacia Otsagabia con un grupo de alumnos de la escuela y desde allí terminarán la etapa hasta Isaba.

apuntes

800 kilómetros. Desde el Cabo de Higuer hasta el Cap de Creus realizarán 42 etapas para favorecer la autonomía y la inclusión social de los jóvenes más vulnerables.

Asociaciones navarras. Fundación Ilundáin, Cruz Roja Navarra, CEE Isterria, Fundación Caja Navarra, Colegio Sagrado Corazón, SEI, Asociación Navarra Nuevo Futuro, Fundación Adsis-Santa Lucía, Fundación Ellacuría y Comunidad RSCJ de Zabaldika.