datos del Instituto Nacional de Estadística

Los costes laborales suben en Navarra un 3,7 %, hasta los 2.635 euros mensuales

D.N. - Viernes, 16 de Junio de 2017 - Actualizado a las 10:14h

Un operario, en el interior de un almacén.

Un operario, en el interior de un almacén. (Archivo)

Galería Noticia

Un operario, en el interior de un almacén.Un operario cambia una farola del quiosco de la plaza de los Fueros de Tudela.

PAMPLONA. El coste laboral de las empresas se sitúa en Navarra en 2.635,76 euros por trabajador y mes en el primer trimestre de 2017, un 3,7 por ciento más que en el mismo periodo del pasado año, según datos del Instituto Nacional de Estadística.

Este coste laboral en Navarra es, tras el de Castilla-La Mancha, el segundo que más ha subido en el conjunto del país en comparación con el mismo periodo del año pasado, y ocupa el tercer puesto de las comunidades autónomas en cuantía, con 154 euros por encima de la media nacional, que está en 2.481,75 euros.

El coste laboral por hora efectiva trabajada se sitúa en Navarra en los 19,63 euros, lo que supone un descenso del 4,3 por ciento.

En el conjunto nacional, el coste laboral por hora efectiva ha sido de 18,32 euros, un 4,3 por ciento menos que en el mismo trimestre de 2016.

Por lo que respecta al coste salarial por trabajador y mes se sitúa en Navarra en 1.942,08 euros, un 3,8 por ciento más que en el mismo periodo del año pasado, si bien sigue por encima de la media nacional, que alcanza los 1.829,13 euros por trabajador y mes.

Por otro lado, el trabajador navarro tiene pactadas, de media, una jornada laboral mensual de 146,9 horas, de las cuales son efectivas 134,3 horas mensuales y otras 13,4 son horas no trabajadas.

Para los trabajadores a tiempo completo, las horas pactadas al mes llegan hasta las 166,7, mientras que en los contratos de tiempo parcial, son 80,2 horas pactadas al mes.

Además, en Navarra hay contabilizadas 2.320 vacantes, que suponen el 3 por ciento del total nacional, que alcanza las 78.356, una cuarta parte de las cuales están en la Comunidad de Madrid y otro 22 por ciento en Cataluña.