Gerry Adams acusa a May de romper el acuerdo de paz

Los líderes de los partidos norirlandeses temen la pérdida de la neutralidad del Gobierno

Guillermo Ximenis - Viernes, 16 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Gerry Adams junto a Michelle O’Neill, tras la reunión con May.

Gerry Adams junto a Michelle O’Neill, tras la reunión con May. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Gerry Adams junto a Michelle O’Neill, tras la reunión con May.

londres- Los líderes de los principales partidos de Irlanda del Norte trasladaron ayer a la primera ministra británica, la conservadora Theresa May, su preocupación por la posible pérdida de neutralidad de su gobierno, dado que los tories negocian un acuerdo parlamentario con el Partido Democrático Unionista (DUP).

May busca asegurarse el apoyo de los diez diputados del DUP en Westminster tras haber perdido la mayoría absoluta en las urnas en los comicios del pasado día 8, en un momento crítico para la autonomía norirlandesa, que cuenta con un plazo de dos semanas para restablecer el Ejecutivo de poder compartido, que fracasó el pasado enero.

En un intento por rebajar la tensión que ha provocado su acercamiento a los unionistas, la primera ministra invitó a Downing Street, a su despacho oficial en Londres, a los líderes del Sinn Féin (la principal fuerza republicana), el Partido Unionista del Ulster (UUP), el Partido Socialdemócrata y Laborista (SDLP) y el Partido de la Alianza (PA).

Gerry Adams, presidente del Sinn Féin, antiguo brazo armado del inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), puso en duda que May pueda mantener la equidistancia a la que, como responsable del Gobierno británico, le obliga el acuerdo de Viernes Santo, que llevó la paz a la región en 1998.

“Le hemos dicho muy directamente que está rompiendo el acuerdo de Viernes Santo”, dijo Adams tras un encuentro en el que el líder republicano recalcó que se opondrá a un pacto entre conservadores y unionistas que “mine” el proceso de paz.

negociaciones May tuvo cuatro reuniones bilaterales consecutivas con los líderes norirlandeses, tras haberse entrevistado el pasado martes con la responsable del DUP, Arlene Foster.

“Ha tratado de darnos garantías sobre su neutralidad”, explicó tras la reunión Naomi Long, líder del multiconfesional PA, que lamentó que el Gobierno conservador de May está, a su juicio, “políticamente condicionado” por las negociaciones que mantiene con el DUP.

El Ejecutivo autónomo norirlandés cayó en enero por un escándalo de corrupción en un plan de energías renovables que salpicó a los unionistas, un caso que acabó por romper las ya deterioradas relaciones con sus socios del Sinn Féin.

Londres ha establecido un plazo hasta el 29 de junio para formar un nuevo Gobierno y amenaza con suspender indefinidamente la autonomía o forzar unos nuevos comicios regionales si no se restablece un proyecto de poder compartido.

El Ejecutivo de May ha indicado en los últimos días que está ultimando un acuerdo con el DUP para que los protestantes se comprometan a apoyar en el Parlamento al Partido Conservador en votaciones clave en asuntos relativos a la economía y la seguridad.

Downing Street se ha limitado a subrayar hasta este momento, que las conversaciones con los unionistas van por buen camino, pero no ha adelantado un posible calendario para anunciar el pacto definitivo.

Por el momento, la sesión de apertura oficial del curso parlamentario, en la que la reina Isabel II de Inglaterra leerá el programa del nuevo Gobierno, fue retrasada ayer hasta el próximo miércoles.

Los cuatro líderes norirlandeses que se reunieron con May señalaron que la primera ministra se ha comprometido a hacer públicos todos los detalles el pacto que firme con el DUP, algo que le había demandando la oposición para favorecer la transparencia.

Robin Swann, responsable del UUP, expresó tras reunirse con la dirigente tory su temor a que la necesidad de May de llegar a acuerdos para gobernar en minoría ponga en peligro el equilibrio del futuro Ejecutivo de poder compartido en Irlanda del Norte.

Aún así, el líder de UUP afirmó que su formación “está preparada, y siempre ha estado preparada, para poner en marcha de nuevo” ese Gobierno y contribuir a “hacerlo funcionar”.