Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

unas fiestas sin la masificación actual

Miguel Bergasa: 30 años de fiestas

El fotógrafo pamplonés Miguel Bergasa documenta en el Condestable la esencia de los Sanfermines de las décadas de los 70 y 80

Un reportaje de Paula Etxeberria - Viernes, 16 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Miguel Bergasa, ante el cartel de su exposición.

Miguel Bergasa, ante el cartel de su exposición. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

  • Miguel Bergasa, ante el cartel de su exposición.
  • Un zaldiko, a punto de hacer una de las suyas.
  • Toro suelto y corredor frente a frente, inmortalizados por la cámara de Miguel Bergasa.
  • La mezcla intergeneracional, capturada en una simpática imagen.
  • La pasión por los toros, tatuada bien visible.
  • Ataviadas con ristras de ajos y, claro, el pañuelico.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Dice Miguel Bergasa que “es ley de vida”, que “los tiempos cambian”, pero a la vez que lo asume, su tono de voz y su expresión reflejan cierta nostalgia por una época pasada, no tan lejana, en la que para un fotógrafo los Sanfermines eran unas fiestas cercanas, familiares e interesantes.

Aunque hoy sigue habiendo un atractivo “en ciertas tradiciones”, ya no es lo mismo. “La masificación ha cambiado las fiestas. Y el hecho de que en cualquier momento y en cualquier lado te encuentras a 200 personas fotografiándolo todo con los teléfonos móviles... para mí eso ha restado interés fotográfico a los Sanfermines”, explica Bergasa (Pamplona, 1951) al hilo de su exposición, inaugurada ayer en el Palacio del Condestable.

Bajo el título Sanfermines, el fotógrafo pamplonés descubre al público 31 imágenes inéditas, que se muestran aquí por primera vez, recuperadas de su archivo en torno a las fiestas más universales. Las fotografías de esta muestra, visitable hasta el 18 de agosto, han sido tomadas en las últimas tres décadas, y reflejan la evolución y el paso del tiempo en los Sanfermines. La exposición forma parte del programa municipal Nondik eta norantz. De dónde y hacia dónde, que pretende “reflexionar de forma abierta y participativa sobre diferentes aspectos de las fiestas de San Fermín en este mes de junio, dentro de la dinámica del Libro Blanco de los Sanfermines”, explicó ayer en la presentación de la muestra la directora de Cultura, Política Lingüística, Educación y Deporte, Maitena Muruzabal.

Miguel Bergasa dirige su objetivo al ser humano metido de lleno en la fiesta, que para él supone “una oportunidad de buscar imágenes que rompen con la rutina diaria de Pamplona”. “La ventaja de los Sanfermines es que la fiesta está en la calle, la vida se hace en la calle, y la gente se muestra cercana, se presta a ser retratada”, comenta. Del año 1972 es la imagen más antigua de la exposición, y la más reciente, de 2003. Un periodo en el que las fiestas han cambiado mucho, y esa evolución -tanto en la indumentaria sanferminera como en la presencia de turismo extranjero y la consiguiente masificación- se aprecia en estas imágenes. “¿Son Sanfermines mejores o peores? Son diferentes”, dice el fotógrafo, que ha querido compartir con el público su propia “visión de estas fiestas, muy vinculada a la idea que he tenido siempre de la fotografía como documento y a la memoria. La mayoría de estas imágenes, todas las de los años 70 y 80, las tomé cuando vivía en Madrid y me desplazaba todos los años a Pamplona por San Fermín, queriendo recuperar aquellas imágenes de mi infancia que había en mi memoria”, cuenta.

La Pamplonesa, los gigantes y cabezudos, la expectación ante el encierro, el propio encierro, los dantzaris, los actos religiosos, la animación callejera..., están documentados en estas 31 instantáneas, la más antigua de 1972, con la convivencia del recinto ferial en Yanguas y Miranda y los encuentros culturales de arte experimental en el solar del actual Baluarte, y la más reciente de 2003, con el retrato y la mirada de una pareja foránea. Dos miradas, diferenciadas por el paso del tiempo, se funden en la exposición. Por una parte, la reposada mirada del enfrentamiento en el retrato, el visor cuadrado y el ligero contrapicado;por otra, la dinámica del formato rectangular, convirtiendo instantáneas en representaciones ordenadas dentro del caos de la fiesta.


blanco y negro El término digital no tiene cabida en esta exposición de Miguel Bergasa. “Todas estas fotografías son de película, de carrete, y en blanco y negro, que utilizo en el 90% de mis imágenes. Le da un aspecto especial a las fotografías. Siempre me he expresado mejor con el blanco y negro que con el color”, asegura. Bergasa reconoce que la fotografía digital “te permite la inmediatez, colgar inmediatamente las imágenes en las redes sociales... es cuestión de gustos personales. A mí me interesa otro concepto, y a día de hoy sigo haciendo este tipo de fotografía de autor”, cuenta. La ha hecho en sus numerosos viajes por Latinoamérica, visitando Paraguay, Bolivia, Brasil, Perú, Ecuador, Cuba, Chile, Uruguay, Panamá y México, donde siempre ha buscado documentar “la dignidad del ser humano;nunca me ha interesado la pobreza”, dice.

De los Sanfermines de hoy, reconoce que “normalmente” se escapa. “Pero cuando salgo, siempre voy con la cámara. Y algo siempre sale, aunque las imágenes que pueda sacar hoy no tienen nada que ver con las de hace cuarenta años... Quizá dentro de otros cuarenta años sí tengan su atractivo...”, reflexiona. Aun así, apunta que “la Procesión de San Fermín sigue siendo fotográficamente muy interesante”. “Es un acto emocionante;pero con la masificación que hay, y si no tienes pase de fotógrafo que te facilite el acceso, como es mi caso, es muy complicado coger un buen sitio...”, dice.

el autor

De Pamplona a Madrid. El interés por la fotografía le llegó a Miguel Bergasa a comienzos de los 70 a través de la Agrupación Fotográfica de Navarrra, y luego en Madrid, donde residió hasta 1983.

Fotógrafo-viajero. En 1983 inició sus viajes a Latinoamérica, donde ha realizado reportajes fotográficos sobre los menonitas en Paraguay, los pilotos de aviones carniceros en Bolivia o las noches de difuntos en México, entre otros.

Herramientas de Contenido