Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

La supervivencia sin daño neurológico tras una parada cardíaca sube a un 22%

El programa policial, una de las patas que posibilita la mejora de 5 puntos en 2 años
Beaumont aboga por incluir a las policías en el sistema de atención - Salud elabora norma de desfibriladores

M. Pérez / Oskar Montero - Viernes, 16 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

De izda a dcha, Diego Reyero, Antonio García Malumbres, Iñigo de Carlos, Gerardo Irisarri, Daniel Chocarro, Javier Cuevas, Luis Elizalde, María Jesús Urra, Iñaki Carranza, Clint Jean Louis, José Roldán y María Victoria Senosiáin.

De izda a dcha, Diego Reyero, Antonio García Malumbres, Iñigo de Carlos, Gerardo Irisarri, Daniel Chocarro, Javier Cuevas, Luis Elizalde, María Jesús Urra, Iñaki Carranza, Clint Jean Louis, José Roldán y María Victoria Senosiáin. (Oskar Montero)

Galería Noticia

pamplona - La supervivencia sin daño neurológico tras una parada cardíaca en Navarra ha pasado de un 17% en el año 2014 a un 22% en 2016 “gracias a que la reanimación cardiopulmonar realizada por los testigos va creciendo”, afirmó el doctor Diego Reyero, coordinador técnico del programa de capacitación ciudadana frente a la urgencia vital del departamento de Salud. Un “potente” incremento que achacó a “varios programas, pero uno de los que más ha fortalecido esa supervivencia es el policial”, porque “son muchos los casos en los que atiende policía”, que “llega en los tiempos correctos, con personal formado y desfibriladores, y están sacando paradas antes de que lleguen los sanitarios”. De hecho, “el 90% de las policías locales ya portan en el vehículo patrulla un desfibrilador y estamos salvando vidas”, indicó el jefe de la sección de Coordinación de Seguridad de la dirección general de Interior, Alfredo Ondarra.

Estos fueron algunos de los datos que se proporcionaron ayer durante las segundas jornadas técnicas de seguridad y salud organizadas por el Gobierno, a las que asistieron más de 170 personas del ámbito sanitario, policial, docente y de Protección Civil. Bajo el título Primeros intervinientes en la cadena de supervivencia. Muerte súbita cardíaca en Navarra, se abordó el programa de formación y desfibrilación del primer interviniente puesto en marcha para policías, bomberos, socorristas y entorno deportivo en 2015, los resultados conseguidos y la necesidad de extender esta iniciativa. En este sentido, Ondarra señaló que ya se han adherido a ella 20 cuerpos policiales, que abarcarían a una población de unos 447.000 habitantes, si bien “quedan tres policías locales” por hacerlo y el objetivo es alcanzar el 100%, por lo que animó a los ayuntamientos a sumarse: “Que no tengan miedo a llevar un desfibrilador, que la satisfacción de salvar una vida está muy por encima del temor a producir ningún daño”. En este sentido, Reyero, uno de los fundadores de la asociación El ABC que Salva Vidas, reiteró que “la mejoría de la supervivencia de la parada cardíaca pasa porque todos nos impliquemos en la atención de la parada en el momento que ocurre. La policía puede llegar en tiempos buenos; ahora lo que hace falta es que se forme”, porque “poder + saber = calidad de vida”.

regulación En la clausura, la consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia, Mª José Beaumont, abogó por formar e incluir a las policías en la cadena de supervivencia. En este sentido, apuntó que el 86% de las paradas cardíacas ocurren fuera de los hospitales. “El coste económico y humano de un sistema sanitario que pudiera dar respuesta a estas paradas cardíacas en los tiempos necesarios es inasumible y debemos buscar alternativas”, señaló y, por ello, apostó por conseguir la mayor cobertura posible mediante la incorporación en el sistema de atención de las policías, que “pueden ser los primeros en llegar hasta las víctimas dentro de unos tiempos que permitan salvar el máximo número de vidas”.

Por su parte, el director general de Salud, Luis Gabilondo, presentó el futuro decreto foral que regulará la instalación de desfibriladores externos automáticos y semiautomáticos, así como la formación para su uso. La normativa tiene como objetivos establecer una red de desfibriladores de carácter prioritario y revisada con criterios de Salud Pública, vincularla a la red de atención sanitaria de urgencias tiempo-dependientes del 112-SOS Navarra, y diferenciar la capacidad de actuación del personal sanitario, de los primeros intervinientes y de las personas legas. El decreto definirá los espacios donde es preciso disponer de uno de estos aparatos, regulará la formación que deben cursar las personas intervinientes y reducirá los requerimientos administrativos.

Herramientas de Contenido