Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

da a luz en el coche antes de llegar a tudela

“Para el coche, que ya está viniendo el bebé”

Una joven de Tarazona alumbró el jueves a su primera hija camino del Hospital de Tudela. Nació en perfecto estado.

Un reportaje de Jesús Morales - Viernes, 16 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Carretera N-121-C, en las inmediaciones de Monteagudo.

Carretera N-121-C, en las inmediaciones de Monteagudo. (D.N.)

Galería Noticia

  • Carretera N-121-C, en las inmediaciones de Monteagudo.

en plena carretera N-121-C, a las puertas de la localidad navarra de Monteagudo y en el interior del coche que conducía su hermano, la joven Laura Domínguez Arriazu, de 30 años y vecina de Tarazona (Zaragoza) fue ayer mamá y alumbró al mundo a su primer bebé, una niña que nació sana y con decididas energías.

“Le dije a mi hermano: para, que ya está viniendo. Y en efecto, vino”. Así resumió el momento, horas después del parto, la madre de la criatura desde el Hospital Reina Sofía de Tudela, donde ambas, madre e hija, fueron ingresadas con la previsión de recibir el alta lo antes posible, ya que ambas presentaban un perfecto estado de salud.

Aunque el alumbramiento de la niña, cuyo nombre aún está siendo debatido por sus padres, ocurrió pocos minutos antes de la una de la madrugada, ya pasada la medianoche, las contracciones eran lo suficientemente intensas como para prever un viaje de urgencia al hospital. “Estaba en mi casa con mis padres y mi hermano. Mi novio no estaba en ese momento. Las contracciones eran cada vez más fuertes y les dije: vamos, que no llegamos”. El hermano de Laura se puso al volante y ambos se dirigieron raudos hacia el Hospital Reina Sofía de Tudela, que dista unos 18 kilómetros de Tarazona y cuyo viaje tiene una duración estimada de unos veinte minutos.

DENTRO DEL AUTOMÓVILCuando aún no habían recorrido ni la mitad del trayecto y se encontraban en las inmediaciones de Monteagudo, en territorio navarro, la joven parturienta pidió a su hermano que detuviera el coche, ya que era consciente de que el alumbramiento era inminente. “Para, que ya está viniendo. Y en efecto, vino”, recordó ayer por la tarde entre risas Laura al hablar del alumbramiento de su hija, que se produjo dentro del mismo automóvil. “Fue todo bastante rápido. Mi hermano me intentó ayudar en lo que pudo, pero tuve que hacerlo por mí misma”, relató Laura, quien trabaja en una empresa de reciclaje.

Mientras la mujer se encontraba de parto, su hermano llamó por teléfono a SOS Navarra-112 y comunicó que se habían detenido en la carretera que conecta Tarazona con Tudela, a la altura de Monteagudo y que iba a dar a luz. Desde el centro de coordinación de emergencias se movilizó entonces una ambulancia y una patrulla de Tráfico de la Policía Foral para acudir al lugar indicado.

Cuando aún faltaban algunos minutos para que fuese la una de la madrugada, la niña ya había llegado a este mundo y lloraba en brazos de su madre. Presentaba una buena coloración y el llanto era intenso, según destacó el médico que acudió a atender la emergencia al referirse al estado que presentaba, síntomas indicativos de que se encontraba perfectamente.

Laura y su hija fueron trasladadas en la ambulancia movilizada hasta el Hospital Reina Sofía de Tudela, donde ayer por la tarde se recuperaban del estrés vivido pasada la medianoche. “Fueron momentos de mucho nerviosismo, porque ha sido un parto un poco especial, pero todo ha salido muy bien, y eso es que importa”, finalizó.

Herramientas de Contenido