Baztan Ikastola cierra el curso y reconoce a la andereño Mari Paz Goñi

Sus primeros alumnos y la asociación de padres le agradecieron la labor que presta desde 1976, y se jubilará en el próximo curso

Lander Santamaría Juan Mari Ondikol - Viernes, 16 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

elizondo- El curso escolar finaliza y llegan las vacaciones de verano y los acostumbrados festejos de fraternidad de alumnos y exalumnos, profesorado, madres y padres y otros familiares. Así lo hizo Baztan Ikastola, que celebró su fiesta de hermandad en el Frontón Iriarte de Elizondo y aprovechó para reconocer la entregada labor prestada por la andereño Mari Paz Goñi Agirre, a la que le llegará su merecida jubilación en el próximo curso 2017-2018 después de 42 años continuados de servicio.

El festejo comenzó a las once de la mañana, con la demostración folklórica que ofreció el grupo infantil de dantzas del centro escolar, y siguió con la comida que se repartió en dos tandas, la primera para los txikis, de forma que luego dispusieran de más tiempo para dedicarse a sus juegos. Disfrutaron de castillos hinchables y otros, y se prepararon para las representaciones que llevarían a cabo tras la sobremesa.

Los adultos comieron media hora después, encargándose de la intendencia el catering del Restaurante Santamaría de Doneztebe, que les sirvió un menú a base de ensalada, paella y chuletas de ternera, tarta de postre y las bebidas de rigor. Todo ello a plena satisfacción de los comensales, como es costumbre.

Antes, tuvo lugar el reconocimiento a Mari Paz Goñi, la cuarta del claustro de profesores que desde su fundación ha impartido enseñanzas en Baztan Ikastola, relación que precisamente inició su hermana Mari Carmen, ya jubilada. Cinco de sus primeros alumnos, Richard Alzuguren, Josune Ballarena, Unai Meoki, Javier Inbuluzketa y Félix Mena, en representación de todos los que lo fueron, le obsequiaron con una típica makila vasca y otros detalles, y con su cariño y sincero agradecimiento;y Guraso Elkartea, la asociación de padres y madres, también le entregó diferentes obsequios.

cercaníaMari Paz Goñi explica que vivió el momento con tranquilidad, aunque sí “un poco nerviosa por dentro, pero con una sensación de familiaridad y de cercanía, como tantos otros que celebramos en Baztan Ikastola”. “La verdad es que esos son un poco los sentimientos que vivimos en el día a día de la ikastola;me sentí muy feliz rodeada de la gran familia que formamos todos”, reconoce.

Faltan meses para su jubilación efectiva y Mari Paz piensa que no sabe lo que hará: “Dicen que te acostumbras enseguida, que dispones de más tiempo para tus cosas y aficiones, pero también me da un poco de miedo”. “Ha sido toda una vida y no sé cómo reaccionaré a la rutina de tantos años, que han sido muy bonitos”, añade.

Baztan Ikastola reparte sus alumnos en dos edificios, el de Kuartelekozelaia (Educación Infantil) y en El Pilar los de Primaria. Son 208 alumnos a los que imparten clases un total de 15 profesores.