Trump da marcha atrás en el deshielo de las relaciones con Cuba

El presidente de EEUU limitará los viajes a la isla y prohibirá las relaciones comerciales con el conglomerado militar

Sábado, 17 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

pamplona- El presidente de EEUU, Donald Trump, se felicitó ayer por haber cumplido su promesa de revertir la actual política hacia Cuba para acabar con la “represión” y se mostró dispuesto a firmar con el gobierno del líder cubano, Raúl Castro, otro acuerdo “que beneficie al pueblo cubano”. EEUU no seguirá progresando en el proceso de normalización con Cuba si no hay avances democráticos como “elecciones libres” y la “liberación de prisioneros políticos” en la isla, dijo el presidente, tras anunciar que ha ordenado restringir los viajes de estadounidenses a ese país y las transacciones con el conglomerado militar cubano (60% de la economía).

El mandatario no planea romper las relaciones ni deshacer los mecanismos diplomáticos que estableció su predecesor en la Casa Blanca, Barack Obama, pero tampoco pretende profundizar en el proceso de normalización si el Gobierno cubano no está dispuesto a hacer concesiones en esos temas, según la funcionaria.

“Ustedes votaron por mí, y aquí estoy como lo prometí. Para ser una voz contra la represión” que ha sufrido el pueblo cubano durante casi seis décadas, aseguró Trump en el teatro Manuel Artime, en el barrio de la Pequeña Habana de Miami.

Con la presencia de líderes y políticos del exilio, entre ellos los congresistas cubano-estadounidenses Marco Rubio, Mario Díaz-Balart y Carlos Curbelo, Trump aseguró que no iba a seguir alimentando el flujo de dinero que llega a la “columna vertebral” del régimen, las empresas a cargo de las fuerzas armadas cubanas.

“No queremos dólares de estadounidenses para un negocio del régimen que explota a los cubanos;no vamos a levantar las sanciones hasta que no haya libertad, se legalicen los partidos políticos y haya elecciones libres con supervisión internacional”, expresó.

Las modificaciones parciales que hizo a la política de Obama están orientadas a frenar los negocios de estadounidenses con empresas militares cubanas y restringir las visitas a la isla. Trump, sin embargo, no dio vuelta atrás a la decisión de Obama de cancelar la entrada de cubanos sin permisos legales a EE.UU. como parte de la política de “pies mojados/pies secos” decretada en 1995.

“Tenemos que hacerlo, no hay alternativa”, matizó Trump al señalar que los cubanos están huyendo de la isla de una forma que no es segura, “arriesgando su vidas” por mar y tierra.

Horas antes de desplazarse a Miami, el mandatario confirmó que está siendo investigado por despedir al exdirector del FBI James Comey y que quien lidera esas pesquisas es la persona que le sugirió dar ese paso, sin aclarar a quién se refiere.

“¡Estoy siendo investigado por despedir al director del FBI por el hombre que me dijo que despidiera al director del FBI! Caza de brujas”, escribió Trump en un mensaje de Twitter que deja muchos interrogantes y abre un nuevo episodio en la investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016 en EEUU. - D.N.