La aldea global

Tarea de observar

por Txerra Díez Unzueta - Sábado, 17 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

El suplemento semanal ON del grupo Noticias publicó la semana pasada de la mano de nuestra compañera Rosana Lakuntza una excelente y substanciosa entrevista con el profesional referente del periodismo estatal, el donostiarra Iñaki Gabilondo, enamorado de la radio y, como tal, rara avis en los últimos cuarenta años del periodismo, bajo la dictadura y en la democracia, que ha sabido combinar ambos medios en un ejercicio informativo plagado de éxitos, tensas situaciones y delicados momentos, ya que, como se titula en la citada entrevista Gabilondo es el gran observador de la realidad.

En el panorama actual del periodismo, apocalípticos e integrados se disputan la definición, funciones y modos del periodismo en esta sociedad sacudida por inclemente crisis que no acaba de remitir y sigue produciendo números de vergüenza en el campo del desempleo, paro o como quiera llamarse al estar a dos velas de ingresos. Gabilondo da en el clavo de la función básica del periodismo que no es otra que la de observar la realidad, asistir como testigo al devenir de los hechos y contar como notario lo que el periodista ve en un ejercicio diario de seguir la actualidad y secuencias. La cátedra de la experiencia y trayectoria de una pasión entregada primero a la radio y posteriormente a la tele sigue vigente en un profesional de más de setenta años, vivo y clarividente, que sigue dictando lecciones de periodismo moderno y actual cada día que se enfrenta a un micrófono en un mundo de trepidante actualidad potenciada por los medios técnicos desarrollados en este sociedad digital, donde los principios básicos del nuevo periodismo naciente se anclan en el quehacer profesional de siempre. Hombre de concordia, de valentía periodística, de respeto a los principios de la democracia, Gabilondo se muestra como estrella rutilante del panorama informativo estatal. Un periodista que sigue haciendo lo que sabe y puede hacer. Ni más, ni menos.