Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

A la contra

Reestructuración

Por Jorge Nagore - Sábado, 17 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

El Banco de España cifró ayer en 27.344 millones de euros el dinero público que se dio a la banca -fundamentalmente cajas de ahorro- para que no se fuera a la mierda y que no se va a recuperar ya de ninguna de las maneras (se pusieron en total 39.000 millones), aunque en la información que leí venía que las ayudas fueron para la “reestructuración del sistema financiero”, que queda mejor. Si ponemos que hay unos 46 millones de españoles de los 0 días a los 100 y pico años, toca a cada uno a 594 euros para que el sistema financiero se reestructurase a gusto, mientras el Banco de España -“que no se puede decir que no hiciera nada, aunque puede que fuera insuficiente”, dice de su yo pasado el Banco de España actual- permitía a las cajas de hace unos años irse convirtiendo en bancos, asumiendo riesgos y crecimientos enormes y lanzándose en una carrera demente que terminó con muchas de ellas en la quiebra y absorbidas por las menos dañadas. En ese batiburrillo figuraba la ya extinta Caja Navarra, un instrumento que durante décadas funcionó con austeridad y serenidad y que fue una herramienta crucial en el apoyo a miles de familias y empresas y del que hoy en día no se puede disponer por los aires de grandeza de unos cuantos y la absoluta falta de control político ejercido desde el propio Banco de España y el Gobierno de Navarra -bastante tenían con cobrar por las dobles y triples reuniones secretas sin contenido, por recibir relojes de varios miles de euros o por autonombrarse presidentes vitalicios, como Sanz. Parecen cosas del Paleolítico, pero son de antes de ayer y muchos de ellos aún quieren dar clases...-. 545 millones de euros pusimos los navarros para este pequeño asuntillo y, como mínimo, 380 ya no se van a recuperar. El 99% de los responsables sigue -como dice mi hermano- “viviendo en chalets”, bien reestructuraos. Pero no hay clases, ¡eh!

Herramientas de Contenido