Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Desmontando a Canal... y a los ‘tontos útiles’

Por Félix Monreal - Sábado, 17 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

No sé si Pedro Baile actúa por resentimiento o en un postrero acto de dignidad osasunista. Sí sé que esta intervención a pecho descubierto llega tarde. Porque lo primero que hay que decir es que Baile es uno de los responsables de que la junta directiva haya entregado la plaza a Fran Canal y en el club impere una forma de gestión en la que el director general decide y los demás aplauden. El directivo dimisionario tuvo en su día la oportunidad de propiciar un cambio de rumbo pero, en plena crisis institucional, por el traspaso de Mikel Merino y las elecciones a la Federación Navarra de Fútbol, eligió jugar en el campo de Sabalza y Medrano y propició la marcha de Blanco y Lafón. Es tan responsable como los demás de haber llegado a esta situación que él ha calificado de incierta e inquietante;y no solo en lo que atañe a la toma de decisiones en los despachos y a la elección de determinadas personas para el desempeño de cargos, sino que también sacude a la piedra angular del club, Tajonar, donde se han escuchado quejas por parte de cualificados exfutbolistas rojillos de injerencias, de inestabilidad en la idea del proyecto y, cuando no, de intromisiones puras y duras de agencias de representantes para imponer a sus chavales en las alineaciones.

Dicho esto, el discurso de Baile viene, por un lado, a confirmar palabra por palabra las denuncias publicadas por este periódico sobre la deriva de Luis Sabalza hasta entregar el club a Canal y, por otro lado, revela las maniobras del director general para domesticar voluntades y amansar a los críticos.

Ya no es solo este periódico el que sostiene que Sabalza “miente” a los socios;lo corrobora ahora Baile, quien además desvela una artimaña para adelantar las elecciones y estar preparados (la junta directiva actual) para concurrir a ellas. También que el presidente oculta a la masa social la cantidad real que percibe Canal por sus servicios e incluso esa escandalosa decisión que sería la de pagar con dinero de Osasuna a un abogado para Indar Gorri (y esto lo dice la persona a cuyo teléfono, según el sumario de las detenciones, supuestamente llamaban miembros de esa peña cuando tenían problemas).

Pero es la parte de su intervención en la que describe la manera de actuar de Canal, de ganarse voluntades, la que explica cómo se sostiene esta estructura. Baile, que estuvo cómodo mientras asumió el papel de portavoz, confiesa que no soportó luego el verse relegado al ostracismo cuando comenzó a discrepar de Canal, y que decidió marcharse porque no estaba dispuesto a ser “un tonto útil”, según sus propias palabras. La figura del “tonto útil”, y perdón por la crudeza, se revela como una pieza clave del entramado de Canal, un hombre con una habilidad extrema para vencer la resistencia de su interlocutor, según relatan quienes han estado más cerca de él. “Es que te gana...”, me confesaba alguien que pasaba al principio por ser muy crítico con su gestión. Y así es como a un “tonto útil” Canal lo sustituye pronto por otro que habla por boca del director general o ejecuta sus decisiones en primera persona o da la cara para llevarse los tortazos. Otra forma también de captar adeptos a su causa es jugar con la información (o la desinformación) y distribuirla según le convenga, siempre que no se escarbe en su tarea dentro y fuera del club o si, por contra, puede contribuir a desacreditar a quienes se han puesto enfrente. Hasta que no le interese, claro, como proclama Baile. Usar y tirar.

Con todo lo que estamos conociendo, a nivel de manejo directivo y de deserciones en Tajonar, las elecciones a la presidencia asoman como más necesarias que nunca, aunque su lejanía -faltan cuatro meses- solo acompaña a los intereses de la actual junta y de Canal. Pero, tras las declaraciones de Baile, que corroboran en gran parte lo que la afición ya conoce, es urgente una alternativa que desaloje a esta gente del club antes de que acabe convertido en lo que ahora parece: el chiringuito de Canal.

Más sobre Osasuna

ir a Osasuna »